Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

Salud mental para ellos y ellas

La depresión y la ansiedad se presentan mayoritariamente en mujeres, mientras que la violencia y el abuso de sustancias son características de los hombres. ¿Tiene género nuestra salud mental? Algunos estudios consideran que, efectivamente, ser hombre o mujer influye en ciertos factores de riesgo de quienes sufren trastornos mentales.

facebook twitter

Psiquiatría

ver contenidos
Salud mental para ellos y ellas

Existen variadas corrientes que intentan explicar la diferencia en comportamientos hombres y mujeres, tanto en la vida cotidiana como a la hora de hablar sobre su salud mental. “Un enfoque, por ejemplo, revela estas diferencias desde la biología, centrándose en que las hormonas inducirían a un desarrollo diferenciado del cerebro y que se traduciría en una mayor probabilidad de comportamientos y patologías distintas”, señala el doctor Rodrigo Sierra, psiquiatra infantojuvenil de UC CHRISTUS. Otro enfoque son los estudios transculturales, los cuales comparan los comportamientos de las personas a través de su cultura, demostrando que muchas situaciones asumidas como obvias, en realidad no lo son, “como ocurre en las culturas de India, África subsahariana y Medio Oriente, donde los hombres juegan de forma similar tanto con sus hijas como con sus hijos. Esto contribuye a la idea de que muchos comportamientos son aprendidos en un sistema complejo de interacciones entre los bebés en desarrollo, el ambiente y las personas a su cuidado”, explica el experto. 

La ansiedad, por ejemplo, es una clara demostración de la diferencia que hay para abordarla entre ellos y ellas y que se acentúa a medida que la persona va creciendo: “Existe una creencia cultural predominante donde ‘está permitido’ que hombres y mujeres expresen su malestar de maneras específicas. Tradicionalmente se ha puesto la figura del hombre ligado hacia lo externo: la agresividad, la violencia y la dominación. Por otro lado, la contención, la maternidad y todo lo interno es ligado a la mujer”, detalla. 

La socialización del género ha hecho creer que existen emociones “más femeninas” –como la tristeza- y otras “más masculinas”-como la rabia-. Según Sierra, esto podría llevar a que los pacientes “manifiesten rechazo hacia el comportamiento de sus emociones, o bien, su sintomatología sea un factor más que contribuya con su malestar”. Sin embargo, los tratamientos en salud mental se ajustarán siempre a las necesidades de las personas, sin importar si es él o ella. De todos modos, señala Sierra, es importante destacar que hay enfoques que diferencian particularidades del tratamiento: “Por ejemplo, una mujer agredida por su entorno familiar. Si no se indaga y no se activan los sistemas sociales acordes a ello, será muy difícil esperar que su situación mejore con medicación”.

Trabajando la inteligencia emocional