Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

¿Puede prevenirse el trastorno bipolar?

Investigación en EE.UU. afirma que algunos cambios naturales en las conexiones cerebrales podría ayudar en la prevención de esta enfermedad en personas con alto riesgo genético de sufrirla.

Psiquiatría

ver contenidos
¿Puede prevenirse el trastorno bipolar?

El estudio –publicado recientemente en la revista Translational Psychiatry- fue realizado por investigadores del Hospital Mount Sinai, de Nueva York y sus conclusiones podrían ayudar en el desarrollo de mejores tratamientos para el trastorno afectivo bipolar, TAB.

El doctor Alberto Aedo, psiquiatra y especialista de la Unidad de Trastorno Afectivo Bipolar de Red de Salud UC CHRISTUS, explica que quienes lo padecen experimentan oscilaciones severas en el estado de ánimo, los niveles de energía y actividad y la capacidad para realizar las tareas cotidianas. Añade que la genética es un factor de riesgo importante. Así, los hijos o hermanos con este trastorno son mucho más propensos a desarrollarlo que quienes no tienen antecedentes familiares. 

Los investigadores, encabezados por Sofía Frangou, utilizaron resonancia magnética funcional para monitorizar los cerebros de pacientes con TAB, los de sus hermanos que no tenían la enfermedad y voluntarios sanos sin vínculos de parentesco. Los pacientes y sus hermanos tenían anomalías similares en las conexiones cerebrales que gestionan el procesamiento emocional. Sin embargo, los hermanos tenían cambios adicionales en ellas. 

Según el estudio, la capacidad de los hermanos sanos de reconectar sus redes cerebrales implica que tienen una neuroplasticidad adaptativa que podría ayudarles a evitar la enfermedad a pesar de su carga genética. La neuroplasticidad es la capacidad del cerebro para formar nuevas conexiones nerviosas a lo largo de la vida en respuesta a nueva información, a la estimulación sensorial, al desarrollo, a la disfunción o al daño. Se le conoce como la “renovación del cableado cerebral”.

El doctor Aedo afirma que el concepto de neuroplasticidad comprende al cerebro como un órgano en constante cambio y que las intervenciones terapéuticas –con fármacos, psicoterapia y terapia ocupacional- también impactan en las redes neuronales. “Y eso permite que el trastorno afectivo bipolar, aun cuando es una enfermedad crónica, sea tratable y controlable”, asegura.

Sofía Frangou advierte que "los antecedentes familiares siguen siendo el mayor factor de riesgo de contraer un trastorno bipolar, y aunque con frecuencia nos enfocamos en el riesgo, podríamos olvidarnos de que la mayoría de personas que caen en esta categoría permanecerán bien". La investigación liderada por ella abre –afirma- una nueva dirección para el desarrollo de nuevos tratamientos. “Debemos dar a las personas esperanzas de que aunque la enfermedad mental sea cosa de familia, es posible ganar en esta lotería genética”.