Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

¿Estresados o superados?

A pocos días de que termine el año, la mayoría nos sentimos cansados, muy cansados, y no son pocos los que se declaran oficialmente estresados. Sin embargo, no es lo mismo lo uno que lo otro.

Psiquiatría

ver contenidos
¿Estresados o superados?

El estrés se define, en su primera acepción, como un estado de cansancio mental provocado por la exigencia de un rendimiento muy superior al normal. En la segunda, en cambio, se define como un conjunto de alteraciones que se producen en el organismo como respuesta física ante determinados estímulos repetidos. Una pequeña cuota de estrés nos mantiene activos y alertas. Pero cuando provoca síntomas cognitivos, afectivos y corporales que se mantienen en el tiempo es una enfermedad que debe ser tratada por especialistas.

¿Cuáles son estos síntomas?

El psicólogo José Pinedo explica que el estrés se describe como una percepción de amenaza, daño o peligro externo o interno que sobrepasa nuestros recursos y perturba nuestro bienestar. “Ante esto existen tres reacciones típicas: huimos, luchamos o nos congelamos”, dice.

Para hacerle frente al estrés es preciso desarrollar una estrategia de afrontamiento para controlar, reducir o aprender a tolerar las amenazas que conducen al estrés. “Podemos hacerlo de dos formas. Centrándonos en las emociones, es decir buscando el lado positivo de una situación, o centrado en el problema, lo que consiste en elaborar un plan de acción”, afirma el especialista. Estar superado, en cambio, significa que una persona no tiene las herramientas necesarias para cumplir con lo que se supone debe hacer y cuando consigue esos recursos deja de estarlo.

“En pocas palabras el principal instrumento para superar el estar superado es la administración de los recursos, asumir las responsabilidades que se pueden cumplir y no sobre exigirse”, añade. Simplemente, trabajar para vivir y no vivir para trabajar.

Recomendaciones

¿Cómo mantenemos el equilibrio?

José Pinedo propone: