Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

Estrés post terremoto

Por mucho que se diga que los chilenos estamos acostumbrados a los terremotos y a que se hagan chiste a costa del susto de los extranjeros al percibirlos, lo cierto es que cuando la tierra se mueve algo se mueve también en nuestra mente.

Psiquiatría

ver contenidos
Estrés post terremoto

Los especialistas de la Unidad de Trauma, Estrés y Desastres del Departamento de Psiquiatría de la Facultad de Medicina UC   explican que una de cada tres personas ha experimentado un trauma alguna vez en su vida y que casi todos lo experimentaremos alguna vez ante un evento repentino. Sin embargo, cuando este evento repertino tiene un amplio impacto como es el caso de un terremoto, suelen ocurrir importantes reacciones en lo individual y en lo social. El doctor Rodrigo Figueroa, especialista de esta unidad asegura que toda crisis es también una oportunidad.

"A nivel individual, la mayoría de las personas pueden presentar los primeros días después del evento miedo, ansiedad, reexperimentación del trauma a través de imágenes, pesadillas, sensaciones y/o emociones que invaden la mente, hiperalerta, rabia, irritabilidad, rechazo a recordar lo sucedido, desánimo, tristeza, angustia, culpa, vergüenza y/o desconfianza en la naturaleza, los demás o el futuro. A nivel colectivo, se producen cambios en la cohesión y clima social", afirma el Figueroa. 

La mayoría de estas reacciones se diluye en un plazo breve y las personas retoman paulatinamente sus actividades cotidianas, incluso presentando un fenómeno llamado crecimiento postraumático en el que nos sentimos mejores seres humanos. Lamentablemente en un grupo minoritario pero significativo de víctimas de trauma, aproximadamente uno de cada siete, el proceso natural de recuperación queda congelado. "No logran dejar atrás la experiencia y siguen siendo cazadas por el recuerdo, que las persigue a través de sensaciones, imágenes, pensamientos o pesadillas. No logran vencer el malestar al recordar lo sucedido, especialmente al ver noticias, fotos, lugares, personas o cosas relacionadas con el evento, y muchos comienzan a replegarse en sus hogares, único lugar donde encuentran algo de control sobre el entorno que se torna amenazante e impredecible", advierte el especialista. 

Para muchos el dolor del alma se manifiesta en el cuerpo. Para otros recordar es tan doloroso que prefieren olvidar. En varios de ellos irrumpen impulsos autodestructivos, manifestados en la compulsión por exponerse a riesgos, al consumo de sustancias, a la revictimización o a la autoagresión intencional. En lo social, dice el doctor Figueroa,los traumas bien manejados representan una oportunidad de crecimiento y renovación. Mal manejados,en cambio, pueden convertirse en una amenaza a la existencia misma del sistema social afectado. Para aquellas personas en las que dejar atrás y continuar con la vida se vuelve difícil, existen tratamientos rápidos, efectivos y comprobados, tanto psicoterapéuticos como farmacológicos. Para las comunidades que no pueden olvidar también existen “tratamientos”: aceptar la verdad con hidalguía, pedir perdón con humildad, hacerse cargo de las responsabilidades propias y mirar al futuro con generosidad.