Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

El equipo tras un paciente con TAB

Cuando tienes un trastorno afectivo bipolar es como si el acelerador de tu cerebro estuviera atascado. A toda velocidad, un episodio maniaco; en marca lenta, una depresión profunda. Cada miembro del equipo involucrado en tu terapia tiene un rol esencial.

Psiquiatría

ver contenidos
El equipo tras un paciente con TAB

 “Imagínese que va conduciendo por la autopista a una velocidad crucero de 100 km por hora cuando su control crucero se vuelve loco. El velocímetro sube a 110 km y luego a 120… aprieta el botón para cancelar, toca el freno y nada… no frena nada. Su auto va a una gran velocidad, le tocan la bocina, su pareja le grita que vaya lento, que baje la velocidad …130…135…140….O imagine lo contrario, va conduciendo por la ciudad, a 60 km por hora límite de velocidad nadie delante de usted y su auto solo puede ir a 20 km por hora. Prácticamente está acelerando a fondo pero solo puede llegar a 25 km por hora, cuesta abajo!.  Los demás automovilistas le tocan la bocina, adelantándolo por la derecha, por la ciclovìa, donde le miran de manera fea.” (Bipolar Disorder for Dummies, 2005)

La buena noticia es que la mecánica de la mente -psiquiatras, psicólogos y terapeutas ocupacionales-,  tienen cajas llenas de medicamentos y terapias que pueden reparar el acelerador de tu cerebro y así lograr y mantener la estabilidad del estado de ánimo y ayudarte a sentirte mucho mejor. “El manejo exitoso del TAB y lograr estabilidad, requiere además de medicamentos y terapia, un pequeño equipo de profesionales que gestione el tratamiento y contribuya a evitar que el estado de ánimo se desvanezca. El médico psiquiatra diagnostica y prescribe los medicamentos que hacen que el cerebro funciones correctamente y que se conocen como estabilizadores del ánimo. El psicoterapeuta, en tanto, ayuda en el proceso de resolución de problemas y al desarrollo de habilidades de afrontamiento”, explica Sandra Droguett, psicoterapeuta de la Unidad de Trastorno Afectivo Bipolar de Red de Salud UC CHRISTUS. 

El rol del médico jefe en el equipo

Cuando el cerebro funciona correctamente, reacciona adecuadamente a la estimulación. Si gana el partido el equipo de tus amores, puedes saltar de alegría y si alguien interrumpe el tránsito, puedes enojarte y tocar la bocina. Sin embargo, cuando el cerebro funciona mal, tu reacción puede ser inapropiada.“Cuando el estado de ánimo no está en sincronía con la realidad, la fisiología o la química del cerebro puede estar desequilibrada.

Un psiquiatra ayuda a ajustar la bioquímica del cerebro para que responda adecuadamente. Esto no cura el TAB, pero ayuda a regular el estado de ánimo para que las personas puedan funcionar y empezar y empezar a lidiar con problemas de la vida real que pueden desencadenar cambios en el humor”, dice la profesional.Así, la función del psiquiatra es diagnosticar con precisión y prescribir los medicamentos apropiados.

Director del estilo de vida

Este es el rol del psicoterapeuta. La evaluación psiquiátrica, el diagnóstico y los medicamentos para ajustar la bioquímica cerebral no resuelven el problema por sí mismos. El organismo y el cerebro reciben constantemente sustancias químicas que pueden alterar el funcionamiento de la mente producto de factores externos como el estrés.“Entonces, el papel primordial del psicoterapeuta es ayudar a los pacientes a hacer cambios positivos en su estilo de vida que reduzcan el estrés y establezcan patrones de pensamientos saludables, lo que le permitirá lidiar más eficazmente con el inevitablemente con él”, afirma Sandra Droguett.

Un psicoterapeuta puede actuar como entrenador, monitor y gerente de bienestar en el equipo que trata a las personas con TAB.

Como entrenador, ayuda al paciente a ser consciente de su forma de procesar la información y sus creencias irracionales que afectan el estado de ánimo y su proceso de pensamiento que, en ocasiones, puede oscurecer sus percepciones y crea un vértice que lo lleva a la depresión. También facilita la identificación de problemas de relación que pueden actuar como estresores así como a abordar y resolver situaciones familiares, laborales y sociales.

Como monitor del estado de ánimo, funciona como un termómetro que proporciona observaciones objetivas sobre el estado de ánimo y el comportamiento. “A veces, las observaciones de humor son más fáciles de aceptar cuando vienen de un tercero a que cuando proceden de un ser querido”, advierte Sandra Droguett.

Como gerente de bienestar, el psicoterapeuta facilita la continuar la continuidad del tratamiento. “Desafortunadamente, cambios en el seguro de salud y otros factores que a menudo escapan del control de los pacientes, causan cambios en los profesionales y terapias. Por eso es necesario confiar en sí mismo o en el psicoterapeuta para establecer y mantener el plan de tratamiento”, concluye.