Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

Nuestro programa

Centro Interdisciplinario de Manejo de Dolor

ver contenidos

El dolor crónico es un sufrimiento multifactorial relacionado con causas físicas como psíquicas. Para un manejo adecuado es necesario establecer tres estrategias terapéuticas: psicológica, farmacológica y física. En nuestro programa trabajamos individualmente con cada paciente, con un equipo profesional multidisciplinario y con la eventual utilización de técnicas invasivas tales como infiltraciones peridurales para aliviar los síntomas derivados de una hernia lumbar o bloqueo de plexo celiaco en el caso de patología oncológica abdominal.

El manejo del dolor crónico requiere de la intervención de equipos multidisciplinarios. De esa manera no solo se busca sanar el cuerpo sino también actuar en todas las dimensiones afectadas por el dolor: fisiológicas, sociales, subjetivas, emocionales, cognitivas y espirituales.

Existen terapias no farmacológicas que pueden contribuir al alivio del dolor. Las más utilizadas son la relajación, el biofeedback, la hipnosis, técnicas de aceptación y compromiso, mindfullness, escritura emocional y la terapia cognitivo-conductual, por ejemplo. Todas ellas han mostrado buenos resultados en distintos diagnósticos relacionados con dolor crónico. Entre las terapias psicológicas, las técnicas cognitivo-conductuales son las más empleadas y han demostrado ser las más efectivas. 

Muchas veces, los pacientes inician sus terapias y las abandonan prontamente. Los factores que más inciden en esta conducta son: el tipo de personalidad y el entorno; un trastorno de salud mental como la depresión; situaciones difíciles y la poca capacidad de adaptación; la intensidad o potencia del dolor.

Los equipos de trabajo buscarán las técnicas más adecuadas para cada paciente y las supervisará para disminuir el abandono de los tratamientos. También la percepción que quienes lo rodean tengan sobre la habilidad del paciente para superar y manejar su propio dolor o los síntomas, podrían interferir en los procesos comunicaciones y, en consecuencia, en la adhesión y éxito de la terapia.