Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

Verano sin pañales

Esta es una buena temporada para que los niños puedan comenzar a controlar esfínteres. La edad ideal para iniciar este proceso es alrededor de los dos años.

facebook twitter

Pediatría

ver contenidos
Verano sin pañales

Todos los papás quieren que sus niños dejen de usar pañales. Es más cómodo y más económico. Pero conseguirlo  no es tarea fácil, especialmente si las expectativas de los papás son altas.
El entrenamiento para que tu hijo pueda controlar esfínteres exige paciencia y perseverancia. Además, el niño debe tener la madurez suficiente.

La doctora Rosario Moore, pediatra de Red de Salud UC CHRISTUS, advierte que la constancia es la primera regla. “Los papás tienen que saber que al iniciar este proceso deben estar disponibles para acompañar al niño porque  hay que estar muy atentos para ayudarlo en el momento que lo necesite. Incluso en la noche”, explica.

La especialista dice que las primeras señales de que un niño está preparado para iniciar el entrenamiento son que avisa cuando está sucio, puede decir caca o pipí, puede comunicarse y llamar a la mamá o al papá para que lo atienda, lo que suele ocurrir alrededor de los 2 años.

”Cuando el control de esfínter se atrasa hasta los tres años o más es porque no se les ha enseñado bien”, afirma la especialista.

En general, afirma, las niñas suelen madurar antes por lo que esta fase pudiera comenzar a partir de los 18 meses. 

Recomendaciones para partir

 Consejos prácticos

Refuerzo positivo

Es muy importante felicitar al niño cada vez que logra avisar y es capaz de orinar o hacer sus deposiciones en el baño. Para motivarlo se lo puede premiar con cosas sencillas como un abrazo, un beso, un dibujo de estrella o una pegatina en su mano.

Una buena idea es hacer un calendario con los días de la semana y dibujar en ellos un sol cuando estuvo seco y una nube cuando se mojó. Esto hará que él se sienta estimulado a buscar muchos soles, porque habrá logrado una meta.

Es muy importante que el hijo sepa que los papás lo van a querer igual, sin importar si en el calendario hay nubes o soles.