Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

¡Adiós, vacaciones!

Se acerca el primer día de clases y tanto los papás como los niños deben ir dejando atrás el relajo, los hábitos desordenados de sueño y alimentación.

Pediatría

ver contenidos
¡Adiós, vacaciones!

Estamos en febrero, pleno verano, y todos quisiéramos seguir disfrutando del descanso, la playa o el campo. Pero es hora –especialmente si tenemos hijos escolares- de ir retomando las rutinas.

Ya la primera semana de marzo nuestros hijos volverán a clases –alguno incluso antes- y se hace imprescindible devolverles sus hábitos tanto en alimentación como en horarios de sueño.

El doctor Tomás Mesa, neurólogo pediatra de  Red de Salud UC CHRISTUS, advierte que una mala calidad de sueño produce irritabilidad, somnolencia y una baja en el rendimiento. Es propio, dice, que en los primeros días de clases los niños y jóvenes experimenten algunas alteraciones del sueño debido, principalmente, al brusco cambio entre las vacaciones y el regreso a la actividad escolar.

“Además de las actividades familiares y recreativas que hacen que los niños se acuesten y levanten más tarde, hay una razón biológica por lo que ello ocurre. Cuando oscurece, nuestro cuerpo secreta una hormona llamada melatonina que nos incida a dormir. Como en verano se oscurece más tarde, vamos más tarde a la cama también”, afirma.

El especialista anticipa que si no preparamos paulatinamente a nuestros hijos para acostarse y levantarse más temprano ellos van a estar somnolientos, irritables y poco concentrados, entre otras conductas.

Este periodo de transición supone adelantar en una hora el momento de ir a dormir y hacerlo secuencialmente en días sucesivos hasta llegar al horario normal. También es importante observar buenos hábitos de alimentación evitando comer tarde y el consumo de bebidas o infusiones que contengan cafeína y, sobre todo, el uso de aparatos electrónicos como tablets, teléfonos celulares, juegos de video o televisión al menos una hora antes de ir a la cama ya que ellos estimulan la actividad cerebral e interfieren con el sueño normal.