Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

A mayor variedad de alimentos, menos alergias

Una amplia variedad en la alimentación de los niños durante su primer año de vida puede ayudar a prevenir el desarrollo de enfermedades alérgicas.

Pediatría

ver contenidos
A mayor variedad de alimentos, menos alergias

Un equipo de investigadores europeos estudió diversas prácticas de alimentación infantil por padres en Austria, Finlandia, Francia, Alemania y Suiza para medir la diversidad de las dietas de los niños y su relación con diagnósticos de asma, alergias alimentarias y rinitis alérgicas. Este es el primer estudio que muestra una asociación entre el incremento de la exposición a ciertos alimentos en el primer año de vida y la protección contra el desarrollo posterior de alergias. 

La investigación fue encabezada por la doctora Caroline Roduit, de la Universidad de Zurich, en Suiza. En su trabajo, publicado recientemente el Journal of Allergy and Clinical Inmunology, los investigadores afirman que la nutrición tiene la capacidad de influir en el desarrollo del sistema inmune de los niños. 

El doctor Arturo Borzutzky, especialista en inmunología y reumatología pediátrica de la Red de Salud UC CHRISTUS, destaca que esta investigación es muy importante “dado el gran ímpetu que la medicina chilena ha tenido en la restricción de muchos alimentos por atribuirles a ellos variadas enfermedades tales como cólicos, reflujo gastro-esofágico, infecciones respiratorias, entre muchas otras”. Añadió que si bien hay más niños con alergias alimentarias es necesario extremar los cuidados para no realizar intervenciones dietéticas innecesarias en niños con diagnóstico dudoso o debido a la interpretación errónea de algunos exámenes. 

El estudio encabezado por la doctora Roduit es parte de una investigación más amplia para evaluar los factores de riesgo y las medidas preventivas contra las enfermedades alérgicas. Participaron mujeres de cinco países europeos desde su embarazo y hasta los seis años de edad de sus hijos. A partir del nacimiento, ellas llevaron un registro diario de los alimentos que les daban desde los tres hasta los doce meses. Cuestionarios y exámenes de sangre fueron utilizados regularmente durante seis años para determinar qué niños tenían una alergia. En total, 856 niños fueron estudiados.

Los resultados mostraron que los niños con una mayor diversidad alimentaria tenían un bajo riesgo de sufrir alergias. En particular se encontró que la introducción de algunos alimentos específicos, como productos lácteos y pescados introducidos en el primer año de vida protegía a los niños  contra el asma y las alergias alimentarias respectivamente.

Otro hallazgo se relaciona con la edad en que los alimentos fueron introducidos. Los investigadores observaron un mayor efecto protector contra las alergias después de un año. En consecuencia, el periodo entre los seis y los doce meses de vida puede ser una importante ventana para exponer a los niños a una variedad de diferentes alimentos para reducir el riesgo de alergias.  

Los niveles de alergias  fueron significativamente mayores en niños con dos padres alérgicos  que en aquellos cuyos padres no son alérgicos y una gran proporción de estos niños con uno o dos padres alérgicos tuvieron una dieta menos variada que en aquellos cuyos padres no tenían historia de alergias.  Sin embargo, advierten los especialistas, es posible que esto sea  por el efecto de la causalidad inversa. Es decir si los niños comienzan a mostrar los primeros síntomas de la enfermedad o tienen padres con alergias es probable que ciertos alimentos hayan sido introducidos más tarde.  Este hecho daría lugar a una menor puntuación de la diversidad de alimentos y una mayor probabilidad de enfermedad alérgica.