Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

Cuando una nube cubre los ojos

Después de los 50 años entre el 30% y 40 % de las personas sufre algún grado de cataratas. Se trata de un cuadro de disminución de agudeza visual progresivo e indoloro, que si no se trata, afecta de forma importante la independencia.

Oftalmología

ver contenidos
Cuando una nube cubre los ojos

Si se tiene más de 60 años y la visión comienza a ser borrosa, nos encandilamos con facilidad mientras manejamos y no podemos advertir los detalles cuando vemos televisión, la causa puede estar en la catarata.Esta enfermedad aparece cuando el cristalino -estructura intraocular que es normalmente translucida y que actúa como un lente en una cámara, enfocando las imágenes a medida que éstas pasan hasta la parte posterior del ojo- se vuelve opaco. Ello ocurre porque en la medida en que envejecemos, las proteínas en el cristalino comienzan a aglutinarse, lo que lo torna opaco, altera su índice de refracción, transparencia y se pigmenta.

¿A quiénes afecta?
Las cataratas seniles, que afectan al adulto mayor, son las más frecuentes. Pero también las hay de otros tipos:

¿Cómo se diagnostican?
Para diagnosticar esta afección el examen oftalmológico completo -con pupila dilatada- es decisivo ya que permite al oftalmólogo ver cómo está el cristalino y descartar otras causas de disminución de visión, tales como alteraciones en la córnea, en la retina o glaucoma. 

¿Cuáles son los síntomas?

¿Cómo evolucionan?
Algunos pacientes con cataratas van perdiendo su independencia en el día a día. “Les empieza a costar ver televisión o se les hace difícil reconocer a las personas. Se sienten inseguros cuando andan en la calle y no son capaces de conducir”, dice el doctor Germán Rocha, oftalmólogo de Red de Salud UC CHRISTUS.

Cuando estas limitaciones afectan demasiado las labores cotidianas es el momento de operar, ya que no hay gotas ni fármacos que resuelvan el problema. El tratamiento definitivo siempre es quirúrgico. “Es un procedimiento ambulatorio bastante frecuente, que se realiza con anestesia local. Consiste en fracturar y aspirar la catarata con un instrumento denominado facoemulsificador, cuya tecnología se  basa en el ultrasonido. Luego, se coloca un lente intraocular en el espacio donde ésta se ubicaba. La fuerza óptica de ese lente se calcula a través de un examen llamado biometría. Así podemos anticipar cómo va a quedar viendo el paciente”, explica el especialista.

Hasta no hace mucho tiempo, solo se disponía de lentes intraoculares monofocales, Afortunadamente, hoy también existen lentes tóricos (una lente tórica es una lente con diferente potencia óptica y longitud focal en dos orientaciones perpendiculares entre sí ) que corrigen el astimagtismo, lentes multifocales que permiten una buena visión de cerca y de lejos y el desarrollo más reciente está en los lentes intraoculares multifocales tóricos.

La elección del lente más apropiado para cada caso dependerá de los requerimientos visuales y de las características ópticas de cada paciente, lo cual será evaluado por el oftalmólogo tratante.
Después de la cirugía, se deben usar unas gotas específicas indicadas por el especialista. “Utilizamos algunas antibióticas, antiinflamatorias y lubricantes. Se realiza un control al día siguiente, a la semana, y luego a las tres semanas. Al mes se da de alta al paciente y se le indican los lentes definitivos”, afirma el doctor Rocha.

¿Pueden prevenirse?

Lamentablemente, las cataratas seniles son parte del envejecimiento y no pueden prevenirse. Sin embargo, una vida saludable, con alimentación adecuada, protección de los rayos ultravioletas y no fumar pueden disminuir el riesgo de aparición precoz de la enfermedad.