Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

No te equivoques

Hay errores que cometemos cuando hacemos “dieta” que pueden costarnos caro. Te entregamos 7 consejos para perder peso.

facebook twitter

Novedades

ver contenidos
No te equivoques

¿Estás decidido a cambiar tus hábitos y partir con un plan de cambios en tu alimentación? Marcela Ortiz, nutricionista de Clínica San Carlos de Apoquindo, nos advierte que es fácil errar el camino y no conseguir los resultados deseados y, de paso, dañar nuestra salud.

La profesional entrega las siete claves para llegar a la meta.

Plan, no dieta

Las dietas no se adaptan a las necesidades de cada persona, los planes de alimentación sí.  Las pautas de alimentación son diseñados por la nutricionista considerando la condición de salud, las preferencias, las actividades, los horarios de comida, las preferencias y –por cierto- la meta respecto de la baja de peso. “Lo correcto entonces es reemplazar la palabra dieta por la palabra plan”, dice Marcela Ortiz. 

Desayunar y no saltarse comidas

Si quieres perder peso, no dejes de desayunar. Mucho menos te saltes comidas. Es más, debes comer cada 3 horas para mantener los niveles de glucosa sanguínea estables y evitar la estimulación de hormonas que aumentan las ganas de comer carbohidratos simples.

La nutricionista recuerda que el ayuno disminuye la energía lo que termina afectando las capacidades cognitivas, el rendimiento físico y la respuesta al estrés.

No dejes los carbohidratos

A menudo se ponen de moda las llamadas dietas disociadas que tienen como objetivo la pérdida acelerada de kilos sin tener en cuenta las consecuencias. Hay que recordar que los carbohidratos son la principal fuente de energía de nuestro cuerpo y deben representar algo más de la mitad de las calorías que consumimos diariamente. “Si las eliminamos del todo, nuestro organismo obtendrá la energía de las proteínas. Perderemos peso, pero a costa de nuestra masa muscular. Así, se producirá una baja metabólica que se traducirá en lo que llamamos efecto rebote. Eso quiere decir que ganaremos peso más rápidamente y cada vez será más difícil bajarlo”, afirma.

La recomendación es reducir la cantidad de carbohidratos y seleccionar aquellos que se absorben más lentamente y contienen más fibra tales como las verduras y frutas y disminuir el pan, el arroz, las pastas y las papas que se pueden reemplazar por productos integrales. También debes restringir al mínimo aquellos de fácil absorción como el azúcar, las bebidas, helados y chocolates, entre otros.

Marraqueta vs pan integral

¿Eres de los que duda entre una crujiente marraqueta y un par de rebanadas de pan integral? Haces bien. Aunque la marraqueta tiene menos calorías y grasas que otros panes blancos e incluso que el pan integral, hay que tener en cuenta el aporte de fibra que se absorbe lentamente

Las hierbas no son inocuas

No te equivoques. Las hierbas diuréticas no son inocuas y no ayudan a bajar de peso. Lo que eliminan no son los kilos sino que el agua de tu cuerpo lo que puede ser muy peligroso. “Aumenta la diuresis o eliminación de orina y en ella sustancias como el sodio y el potasio que cumplen una función muy importante para nuestro organismo

Las grasas vegetales también engordan

Aunque no lo creas las grases vegetales que provienen de paltas, frutos secos, aceite de coco, oliva o maravilla aportan las mismas calorías (9 por gramo). La diferencia, explica Marcela Ortiz, está en que las grasas de origen vegetal tienen entre sus ventajas la de tener un efecto protector del sistema cardiovascular y anti-inflamatorios naturales. El consejo es consumirlas con prudencia.

Pésate solo una vez a la semana

Muchos son los factores que influyen en la baja de peso, no solo los alimentos. Esta variación dependerá también de tu nivel de actividad física, el líquido que tomas, los cambios hormonales en la mujer, entre muchos otros. Por eso, la sugerencia de Marcela Ortiz es no pesarse a diario.

El ideal es pesarse una vez por semana y siempre en las mismas condiciones: misma pesa, sin haber comido y sin ropa.