Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

Trasnochar se paga caro

Nuestras fiestas de fin de año –coinciden con inicio de vacaciones y con altas temperaturas- no son una invitación a acostarse temprano. Todo lo contrario que en el hemisferio norte, que las viven con mucho frío y, casi siempre, en la intimidad hogareña.

Neurología

ver contenidos
Trasnochar se paga caro

Todos queremos celebrar a todo dar el inicio de un nuevo año. Y muchos comienzan a hacerlo desde la Navidad, con una seguidilla de encuentros sociales que favorecen el trasnoche y el consumo de alcohol, dos conductas que alteran nuestro ritmo de sueño.

La doctora Julia Santin, neuróloga y especialista en trastornos del sueño de Red de Salud UC CHRISTUS, advierte que la somnolencia secundaria a la privación de sueño potencia peligros para las personas.

“”Trasnochar representa mayor riesgo al conducir. Además, debemos saber que es durante la madrugada cuando ocurre la mayor propensión a dormir, se produce una disminución de la temperatura corporal y aumentan los niveles de melatonina”, explica.

Otro riesgo importante es que el alcohol y comer muy tarde aumentan la apnea del sueño, el tabaquismo, y la fatiga. Todo eso aumenta la posibilidad de dormirse mientras se maneja.

“Tomar bebidas alcohólicas más el acostarse tarde produce un sueño de mala calidad. El cuerpo lo recupera aumentando etapas profundas del sueño en los días siguientes al trasnoche”, dice la doctora Santin. 

El calor es otro factor importante mientras dormimos. El ideal es que la temperatura de nuestro dormitorio no supere los 20°, cuestión muy difícil de conseguir en medio del calor que se vive en gran parte de Chile en esta época. Entonces, ¿para qué favorecer con otras conductas el mal dormir?La doctora Santin nos invita a acostarnos a una hora prudente si lo que queremos es celebrar y no lamentar.