Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

Ejercicio ayuda a enfermos de Parkinson

Caminar con regularidad podría mejorar su funcionamiento físico y mental de forma significativa, según un estudio realizado en la Universidad de Iowa, Estados Unidos.

Neurología

ver contenidos
Ejercicio ayuda a enfermos de Parkinson

Un estudio publicado recientemente en la revista Neurology da cuenta de los beneficios del ejercicio en enfermos de Parkinson, un trastorno del sistema motor que altera la capacidad de una persona para controlar sus movimientos musculares.

 La investigación –encabezada por el doctor Ergun Uc, neurólogo de la Universidad de Iowa- se realizó con 60 pacientes de entre 50 y 80 años a los que se les pidió que caminaran tres veces a la semana llevando consigo un monitor de frecuencia cardiaca para asegurarse de que andaban a un paso moderadamente intenso. Comenzaron sesiones de 15 minutos y fueron aumentando gradualmente hasta caminar 45 minutos seguidos. Todos los pacientes estaban en las etapas iniciales de la enfermedad, vivían de manera independiente y no tenían signos de demencia u otros problemas graves de salud.

Seis meses después de la primera evaluación, los participantes mostraron una mejora significativa de su condición aeróbica, pudieron caminar más rápidamente y mantener mejor el equilibrio. Además, experimentaron menos rigidez y algunas mediciones del funcionamiento cerebral mejoraron.

En Chile, unas cuarenta mil persnas sufren de la enfermedad de Parkinson, cifra que va en aumento de la mano del envejecimiento de la población. Es la segunda enfermedad neurodegenerativa superada solo por el Alzheimer.

El doctor Carlos Juri, neurólogo de la Red de Salud UC CHRISTUS, confirma que la actividad física mejora la calidad de vida de estos pacientes.“Son numerosos los estudios que han demostrado que practicar actividad física de modo regular mejora la capacidad física global y en particular algunos aspectos específicos tales como la velocidad del paso, la capacidad para caminar y en alguna medida beneficia la estabilidad y reduce el riesgo de caídas. Esto último es particularmente importante, ya que estos síntomas –en algunos pacientes- no suelen responder muy bien al tratamiento farmacológico.

Así, la práctica de actividad física puede entregar beneficios que complementan aquellos obtenidos con el uso de medicamentos”, explica. Añade que el ejercicio también mejora otros síntomas no físicos como la depresión, la apatía, la fatiga, la ansiedad, el insomnio y el estreñimiento. Además, ayuda a reducir complicaciones propias de la inmovilidad como algunas alteraciones cardiovasculares y osteoporosis.

El especialista advierte que como cualquier persona que inicie la práctica de actividad física regular, es importante descartar riesgos, por ejemplo, cardiovasculares con una buena evaluación médica. Es relevante también que los ejercicios no conlleven riesgo elevado de caídas u otras lesiones traumáticas ante las que estas personas son más susceptibles. Entre las actividades recomendadas, además de caminar, están el yoga, el baile, el TaiChi y el baile, todas las cuales mejorar el rendimiento motor.

“Más que un tipo particular de ejercicio, lo que se requiere es la práctica regular de alguna actividad que involucre un movimiento más global y que en lo posible aporte al control de la marcha y el equilibrio. Lo que se sugiere es el uso de rutinas aeróbicas complementadas con técnicas de fortalecimiento muscular, flexibilidad y entrenamiento del balance”, afirma el doctor Juri.