Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

Antidepresivos y recuperación de infartos cerebrales

Recientes estudios en animales abren una esperanza para restaurar la función neurológica perdida.

Neurología

ver contenidos
Antidepresivos y recuperación de infartos cerebrales

A un accidente cerebrovascular (ACV) le sigue un proceso lento y complejo en el que la probabilidad de estar discapacitado a los 6 meses es aproximadamente de 20%.En este proceso, es un equipo multidisciplinario integrado por kinesiólogos, fonoaudiólogos, terapeutas ocupacionales y psicólogos cuyo trabajo tiene el propósito de recuperar la función neurológica perdida y adaptar al paciente a la capacidad residual para permitirle una vida funcional y autónoma.

El doctor Patricio Sandoval, neurólogo de Red de Salud UC CHRISTUS, explica que para la neurrrehabilitación es fundamental la precocidad de su inicio. “Cuando se produce un daño en el tejido cerebral se activan ciertos mecanismos genéticos y bioquímicos que permiten crear nuevas conexiones dentro de los sistemas de redes neuronales y, con ellas, compensar la pérdida funcional y –en cierta medida- incluso permitir la regeneración neuronal. Esto es lo que conocemos como neuroplasticidad. Es decir, la capacidad del cerebro para cambiar su estructura y organización en respuesta a un daño para compensar la pérdida de una función neurológica”, afirma el doctor Sandoval. Este fenómeno se da entre los primeros a 6 meses siguientes a un ACV.

Uso de medicamentos

La medicina ha intentado usar ciertos medicamentos para potenciar esta neuroplasticidad cerebral. Entre los más promisorios están los antidepresivos.

“En modelos experimentales hechos con ratas, se ha demostrado que algunos medicamentos antidepresivos del tipo inhibidores de la recaptación de serotonina como la fluoxetina o sertralina, estimulan la neuroplasticidad, obteniéndose diferencias significativas a favor de las ratas tratadas con estos medicamentos en comparación con las que recibieron placebo”, dice el especialista.

Recientemente un estudio realizado en el Centro CARE de nuestra universidad y publicado en la revista Neuropharmacology, ha contribuido al respecto al demostrar disminución del volumen final de tejido infartado en ratas tratadas con venlafaxina. “Sin duda que no se pueden extrapolar directamente estos resultados al cerebro humano, pero estos datos dan fundamento para profundizar en esta línea de investigación”, afirma el doctor Sandova.

A diferencia de otro tipo de drogas experimentales –añade- los antidepresivos ya se usan hace largos años en la práctica clínica habitual, por lo que son bien conocidos en términos farmacológicos y de seguridad para los pacientes. “Incluso, el 30% de los pacientes que han tenido un ACV sufren de un trastorno depresivo (lo cual impacta negativamente en el proceso de rehabilitación), por lo que además es frecuente que sea necesario utilizarlos en pacientes que han sufrido un ACV”, dice. Su bajo costo comparativo con otras drogas de investigación, también contribuye a que sean una atractiva alternativa terapéutica.

Antecedentes

Uno de los primeros ensayos clínicos realizados fue el estudio FLAME publicado en 2011 en la revista Lancet Neurology, el cual mostró el beneficio de la fluoxetina en la rehabilitación de la motricidad de todo tipo de pacientes con ACV, incluso en aquellos no depresivos. Esto ha dado pie para que actualmente se estén llevando a cabo estudios multicéntricos internacionales randomizados con volúmenes mayores de pacientes como los estudios FOCUS (Reino unido), AFFINITY (Australia y Nueva Zelandia) y EFFECTS (Suecia) para intentar confirmar estos resultados y permitir su indicación médica masiva en los pacientes con ACV. Se esperan resultados para 2018.