Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X
Slide

Diálogo interno: mi motor

Tan importante como utilizar la zapatilla adecuada o planificar la mejor táctica disponible es el factor mental. Ese que permite mantener la concentración y tomar las mejores decisiones.

Diálogo interno: mi motor

Es cierto que cada vez se ven más corredores en las calles. Especialmente en estos días, previos a la Maratón de Santiago 2015 que se correrá el próximo domingo 12 de abril. Y quienes ya llevan tiempo en el mundo del running saben que lo que pasa en su mente tiene tanta importancia como lo que ocurre con su cuerpo.

Alejandro Díaz Gómez, psicólogo deportivo del Programa de Medicina Deportiva de nuestra Red, explica que con el tiempo y la experiencia los atletas van desarrollando habilidades, recursos y estrategias para enfrentar mejor la competencia. “Al igual que el entrenamiento físico, el entrenamiento mental requiere de trabajo, disciplina y una estructura adecuada que considera el autodiálogo”, dice.  Se refiere a esa crucial conversación consigo mismo que el corredor sostiene mientras entrena y mientras compite.

“Este tipo de diálogo interno no es algo fuera de lo común, sino por lo contrario, es un elemento inherente a cualquier persona, y representa en el atleta una gran oportunidad de potenciar su rendimiento. Sin embargo, muchas veces ocurre todo lo contrario, y el diálogo nos lleva a empeorar nuestro resultado final”, advierte el profesional.

Esos momentos claves son los que suelen marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso y es en los que el competidor debe entender que una actitud adecuada para fortalecer la mente parte en los entrenamientos. “No puedo esperar que entrenando de una forma cómoda, sin exigir mis límites y sobretodo sin conocerlos, me permita obtener un rendimiento óptimo en competencia”, explica.

Alejandro Díaz sugiere ocupar el mismo tiempo del entrenamiento físico para el entrenamiento mental. Para ello aconseja:

  • Parte por lo básico, nota como llevas tu respiración, como sientes tu desplazamiento, identifica que pensamientos son recurrentes.
  • No apures tu carrera pensando en cuándo llegarás a la meta o cuánto tiempo harás, solo generarás ansiedad. Mantén centrado tu pensamiento en el presente, disfruta la actividad que realizas y preocúpate de hacerlo de la mejor forma posible.
  • Cada cierto tiempo o distancia (cada kilómetro por ejemplo) realiza un chequeo completo tanto de la técnica de carrera, las sensaciones del cuerpo (respiración, tensión muscular) y los pensamientos que llevas en ese momento.
  • No todo es estar concentrado en lo que pienso o siento físicamente, la mente se cansa y por eso se entrena. Debido a esto es bueno ir alternando con “distracciones asistidas” o pensamiento disociado, donde puedo enfocarme en el paisaje e ideas que no me ocupen o cansen mucho a nivel mental.
  • ¡Genera confianza! Es importante que sepas identificar y guardar los buenos momentos. Por lo tanto, cuando sientas que estás haciendo un buen ritmo de carrera, fíjate en lo que ibas haciendo pero también cómo ibas pensando, para registrarlo y luego poder replicarlo.
  • Valora lo que estás haciendo. No solo debes exigirte al entrenar, es bueno también reconocerse y tomar en consideración que cada vez que entrenas has logrado vencer la rutina, el cansancio, los dolores y ya estás progresando.
  • Finalmente, terminado el entrenamiento, acostumbra anotar los pensamientos más recurrentes durante la carrera, tanto los positivos como negativos. Luego intenta trabajar en “qué debería pensar” en determinados momentos, reemplazando los pensamientos negativos o de inseguridad.

Hoy en día han retomado protagonismo técnicas asociadas a la meditación, a la consciencia plena (mindfulness) y distintas influencias orientales que nos indican la importancia de estar enfocados en el aquí y el ahora, conceptos de mucha ayuda y que favorecen el trabajo de concentración y atención a las tareas que estoy realizando, favoreciendo un mejor rendimiento.

Todo lo anterior, servirá como ayuda para que en el momento de estar viviendo el desafío de una nueva carrera, tu mente ya sepa que hacer, que estímulos discriminar y en qué aspectos debe centrarse para alcanzar un mejor rendimiento.