Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X
Slide

Actividad física diaria cuida tu corazón

Un estudio realizado en la Universidad de Missouri, Estados Unidos comprobó que la práctica regular de actividad física, como caminar 10.000 pasos diarios, mejora significativamente nuestra calidad de vida.

Actividad física diaria cuida tu corazón

De seguro millones de personas prometieron este Año Nuevo que durante 2015 llevarían una vida más saludable. Tal vez eres una de esas personas.

Para que cumplas con más ánimo y decisión esa promesa, te contamos que investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Missouri en  Estados Unidos acaban de publicar una investigación que muestra cuán relevante es la persistencia en la práctica de actividad física.

Los investigadores encontraron que la suspensión de la actividad física, aunque sea por pocos días, disminuye la función de la capa interna de los vasos sanguíneos de personas jóvenes y sanas lo que causa una disfunción vascular que puede tener efectos prolongados.

En el estudio, Paul Fadel y John Thyfault –profesor de farmacología y fisiología y profesor de nutrición y fisiología del ejercicio, respectivamente- encontraron que la disfunción vascular inducida por apenas cinco días de inactividad requiere varios días con al menos 10.000 pasos diarios para revertirse.

Los investigadores estudiaron los primeros efectos sobre los vasos sanguíneos del cuerpo cuando alguien cambia de alta actividad física diaria -10.000 pasos diarios- a la mitad y comprobaron cuán sensible es nuestro sistema vascular a la actividad física y cuánto riesgo paras nuestra salud significa no hacer ejercicio.

El doctor Luis Vergara, especialista en medicina deportiva de Red de Salud UC CHRISTUS,  asegura que la conclusión de este estudio es sabida desde hace mucho tiempo.

“Las personas que realizan actividad física moderada de manera regular viven más y con mejor salud”, afirma. Y es que el ejercicio mejora el funcionamiento de la primera capa de nuestras arterias, evita que se dañe y que, a consecuencia de ello, se formen coágulos. De esta manera se evitan infartos cardiacos o accidentes vasculares.

Añade que hay muchos que creen que para obtener beneficios de la actividad física deben practicar deportes de elevada exigencia. Sin embargo, advierte, basta con mantener una vida activa, caminando al menos 10.000 pasos diarios y ya vernos cambios beneficiosos en nuestra salud.

El doctor Vergara recuerda que la inactividad física es uno de los principales causantes de las enfermedades más prevalentes en la actualidad, como la obesidad, la hipertensión y la diabetes. “Hace algunas décadas las personas eran mucho más activas. A medida que pasan los años las personas nos hemos puesto cada vez más sedentarios, viajamos en vehículo  a nuestro trabajo, generalmente pasamos muchas horas sentados en la oficina, y cuando llegamos a la casa comemos y nos quedamos sentados viendo televisión. El tiempo que pasamos caminando o realizando alguna actividad es muy bajo. Antiguamente, cuando no existía tanto vehículo y tanta televisión, las personas caminaban más y realizaban más actividad física”, dice.

Te invitamos entonces a ponerle actividad a tus días para estar más sano por más años. Y no te confíes en que caminas mucho. Intenta contar con un dispositivo que cuente tus pasos. De seguro descubrirás que caminas la mitad de lo necesario. Es decir, unos 5.000 pasos.

 

La gran mayoría de las personas cree que camina mucho. Sin embargo si les ponemos algún dispositivo que mida los pasos o la distancia recorrida durante un día completo comprobará que esa percepción de una vida activa es errónea. El promedio de pasos de una persona normal es menos a 5000 pasos. Puedes caminar solo o acompañado, por calles, parques o cerros según sea tu estado de salud y condición física.

Recuerda que siempre es recomendable asesorarte con tu médico para elegir la actividad física más adecuada para ti.