Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

Terapia hormonal y cáncer de ovarios

Estudio realizado por la Universidad de Oxford demostró que esta terapia incrementa en 40% el riesgo de desarrollar la enfermedad, incluso en aquellas mujeres que la han utilizado por menos de 5 años.

Ginecología y obstetricia

ver contenidos
Terapia hormonal y cáncer de ovarios

Una de cada 70 mujeres desarrollará cáncer de ovario. La enfermedad que aqueja principalmente a pacientes mayores de 60 años, se presenta –en su etapa inicial- con síntomas gastrointestinales, lo que dificulta su diagnóstico precoz, según señala el doctor Jorge Brañes, gineco-oncólogo de la Red de Salud UC CHRISTUS.         

Un reciente estudio -publicado por la Universidad de Oxford, Reino Unido- y que reúne 52 trabajos publicados sobre el tema y que analizó a más de 21 mil pacientes concluyó que la terapia de reemplazo hormonal (TRH) aumenta en 40% el riesgo de cáncer de ovario, incluso en las mujeres que la han utilizado por menos de cinco años.

El doctor Brañes agrega que el estudio determina que la terapia de reemplazo hormonal  favorece el desarrollo de cáncer de ovario de tipo epitelial en su forma serosa y endometrial, las más frecuentes de esta patología y una de ellas es considerada como una de las más agresivas.

En Chile, esta patología es la séptima causa de muerte femenina por cáncer, mientras que en los países desarrollados corresponde a la quinta causa de muerte.

El especialista de Red de Salud UC CHRISTUS añade que el promedio de edad de las pacientes con este tipo de cáncer es 60 y que a partir de los 40 años comienza a aumentar el riesgo de padecer esta enfermedad.

Difícil diagnóstico

El doctor Brañes señala que esta patología se divide en dos grandes grupos: enfermedad precoz que corresponde a la etapa en que el cáncer está limitado al ovario o a la pelvis, por lo que tiene un mejor pronóstico si es tratado adecuadamente; y cáncer avanzado, que es cuando existe metástasis hacia otros órganos, por lo tanto, en esta etapa la chance de curación es baja.

El gineco-oncólogo de Red de Salud UC CHRISTUS afirma que es difícil detectar esta patología en etapa precoz, ya que sus síntomas son vagos e inespecíficos puesto que se presentan con molestias gastrointestinales tales como alteración del tránsito, sensación de hinchazón, dolor o molestia pelviana, por lo que suele confundirse con colon irritable.

Los síntomas tardíos, es decir, aquellos que se presentan en etapas más avanzadas de la enfermedad, son: distensión abdominal, líquido dentro de la cavidad abdominal, masas palpables, pérdida de apetito y sangrado genital.  

“El tratamiento en etapa precoz consiste en cirugía y, en algunos casos, quimioterapia. Mientras que en cáncer avanzado se realiza cirugía y quimioterapia. Ambos tratamientos han evolucionado significativamente en el último tiempo, por lo que hemos logrado que las pacientes vivan más, sin embargo, ello no significa que la cirugía o quimioterapia puedan curar la enfermedad”, sostiene.

Otros factores de riesgo de cáncer de ovario

El doctor Brañes comenta que otros factores de riesgo asociados al cáncer de ovario son la obesidad, dieta alta en grasas y tabaquismo. Pero también existen genes heredables relacionados con el aumento de la incidencia de cáncer de ovario.

“Existen tres genes asociados con esta patología: BRCA 1, directamente relacionado con el cáncer de ovario y mama, y  que representa el 40% de posibilidad de desarrollarlo; BRCA2, asociado con el 20% de probabilidad; y HNPCC -condición dada por herencia de genes defectuosos que están relacionados con la reparación de errores de ADN, cuando este último se duplica-  representa el 10% de riesgo de desarrollar esta patología”, explica.

Advierte que una mujer con antecedentes familiares de cáncer de ovario o de mama y que use la terapia de reemplazo hormonal, aumentará mucho más allá del 40% las probabilidades de desarrollar cáncer de ovario.  

El  especialista recomienda a aquellas pacientes obesas, fumadoras y con antecedentes familiares de cáncer de mama o de ovario, evitar el uso de hormonas durante su climaterio o menopausia, aunque presenten los síntomas propios de esta etapa en la vida de la mujer.