Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

Prolapso genital: 11% de las mujeres requerirá una cirugía

El porcentaje aumenta con la edad y hasta el 40% de las mujeres mayores de 40 años puede sufrir esta condición que altera severamente la vida cotidiana.

facebook twitter

Ginecología y obstetricia

ver contenidos
Prolapso genital: 11% de las mujeres requerirá una cirugía

El prolapso genital se define como el descenso de los órganos pélvicos a través de la vagina. Puede afectar tanto al útero como a la vejiga, el intestino o el recto y, en algunas mujeres causa alteraciones en el funcionamiento de la vejiga lo que ocasiona incontinencia urinaria con el consecuente impacto en la vida diaria. 

No son pocas quienes sufren de esta enfermedad. Las cifras calculan que alrededor del 40% de las mujeres que superan los 40 años puede tenerla y hasta el 11% de las mujeres puede necesitar una cirugía para corregirla.

El doctor Víctor Miranda, uro-ginecólogo de Red de Salud UC CHRISTUS, afirma que la solución para el prolapso genital implica tratamientos de última generación y la activa participación de un equipo multidisciplinario integrado por ginecólogos especializados, coloproctólogos, urólogos, kinesiólogos entre otros. 

TIPOS DE PROLAPSO GENITAL 

  • De la vejiga urinaria o prolapso anterior, lo que quiere decir que la vejiga y la vagina se desplazan hacia adelante a través de la cara anterior de la vagina.
  • Rectal o prolapso posterior –llamado también colporectocele) que se refiere al desplazamiento de la vejiga y la pared vaginal hacia el exterior a través de la cara posterior de la vagina.
  • Uterino o histerocele que es el descenso del útero a través del canal vaginal con lo que el cuello uterino queda expuesto. Cuando el prolapso es severo, va acompañado de prolapso de la vejiga y el recto.
  • Intestinal o enterocelo: es un prolapso muy poco frecuente en el que los intestinos se insinúan a través del espacio comprendido entre el útero y el recto.

¿CÓMO PREVENIR?

Como son tantos los factores que inciden en el prolapso, no es fácil prevenirlo. Sin embargo, hay algunas recomendaciones:

SÍNTOMAS

La enfermedad se presenta con múltiples síntomas. El signo más frecuente es la sensación de bulto vaginal o pesadez. Otras señales son:

CAUSAS

El prolapso genital –explica el doctor Miranda- es una patología de múltiples causas. “Se con enfermedades como Ehnler Danlos o síndrome de Marfán, que modifican la producción de colágeno o generan alteraciones neurológicas que afectan el funcionamiento de los músculos y los elementos de sostén”, dice.

Otros causantes son los partos vaginales, especialmente si se usa fórceps, la etapa de posmenopausia, la obesidad y la constipación crónica.

El diagnóstico s esencialmente clínico, con un examen físico. Existen, además, exámenes adicionales como la ecografía de piso pélvico, la urodinamia, tanto invasiva como no invasiva, técnica que se indica especialmente cuando se planea una cirugía para corregir el prolapso", afirma el doctor Víctor Miranda.

¿CÓMO SE TRATA?

Para tratar el prolapso existen dos caminos: Uno convencional y otro quirúrgico. 

  • Tratamiento convencional: Se utilizan dispositivos de silicona que se introduce en la vagina y soportan el prolapso con lo que se consigue disminuir los síntomas. “Este tratamiento tiene más dos mil años de antigüedad y está indicado en pacientes que no quieren operarse o que no son candidatas a cirugía” cuenta el doctor Miranda.
  •  Tratamiento quirúrgico: Para decidir este camino, el uroginecólogo considera la edad de la paciente y si tiene una vida sexual activa, además de su estado general. “En la Unidad de Uroginecología de Red de Salud UC CHRISTUS disponemos de la tecnología y un equipo de especialistas que nos permiten resolver el prolapso general con cirugía mínimamente invasiva, ya sea por la vagina o por laparoscopía. Tenemos muy buen resultado con esta cirugías que resulta exitosa en más del 90% de las pacientes”, dice.

En cualquier caso, la cirugía se realiza en casos en que el tratamiento convencional ha fracasado y siempre que haya un impacto en la calidad de vida de la mujer.