Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

¿Cómo prevenir las enfermedades urogenitales?

La Dra. Pilar Valenzuela, ginecóloga de Red Salud UC CHRISTUS y especialista en climaterio, explica por qué se producen estos síntomas, el tratamiento que requieren y entrega una serie de consejos para mantener una buena salud urogenital.

Ginecología y obstetricia

ver contenidos
¿Cómo prevenir las enfermedades urogenitales?

Las mujeres chilenas presentan -en promedio- una frecuencia y severidad de síntomas urogenitales similares a mujeres de otros países de la región. “Se ha reportado que un 36 % de mujeres chilenas, entre 40 y 59 años, presentan disfunción sexual, siendo la sequedad vaginal el principal factor asociado”, precisa la Dra. Pilar Valenzuela, ginecóloga de Red Salud UC.

La especialista comenta que al menos un tercio de todas las mujeres presentará durante su vida síntomas molestos en la zona vulvovaginal (genitales femeninos externos y vagina). Existen muchas causas posibles de síntomas urogenitales que van desde aquellos levemente molestos a debilitantes, e incluyen flujo vaginal, irritación, ardor, picazón y dolor (asociado o no a actividad sexual). También es frecuente la presencia de incontinencia de orina, prolapso genital y síntomas irritativos vesicales (aumento de frecuencia miccional nocturna y -en general- sensación de no desocupar completamente la vejiga).

Síntomas y tratamientos

Hay diversos síntomas que alertan a la mujer acerca de la presencia de un problema uroginecológico, y a los que hay que prestarle atención. Entre ellos, la presencia de flujo vaginal distinto al habitual, picazón en la vulva o vagina y dolor al orinar que pueden ser debidos a una infección vulvovaginal o urinaria. Además, comenta la Dra. Valenzuela, “la sequedad vaginal o el sentir dolor al tener relaciones sexuales son manifestaciones frecuentes de observar asociadas a los cambios urogenitales característicos de este periodo”. También son anormales el escape involuntario de orina, la sensación de bulto vaginal y cambios en el patrón miccional.

“Si las molestias son debidas a una infección, corresponde tratarla. Para mejorar la sequedad vaginal existe la alternativa de usar geles lubricantes u preparados hormonales para uso local en la vagina. La incontinencia de orina y el prolapso pueden controlarse con ejercicios y kinesioterapia del piso pélvico, si bien en casos más severos muchas veces el tratamiento es quirúrgico”, añade.

Climaterio

Durante el climaterio, las infecciones que afectan el tracto urogenital de la mujer son similares a aquellas que afectan a mujeres en edad fértil, aunque por los cambios urogenitales que se producen pueden ser más frecuentes, advierte la Dra. Valenzuela. “En las mujeres postmenopáusicas se pierden los pliegues vaginales, se adelgaza la mucosa vaginal y su capa muscular; también ocurren cambios a nivel de la flora vaginal que afectan el pH local, aumentando la susceptibilidad a infecciones vaginales y urinarias”.

Si bien son molestias tratables, algunas de ellas afectan la calidad de vida de quien las padece en mayor o menor medida. Todo ello dependerá del trastorno y de las características particulares de cada mujer. “Por ejemplo, la falta de lubricación adecuada afectará mucho más la calidad de vida de una mujer que se encuentra sexualmente activa que la de aquella mujer que no lo está; de la misma manera la presencia de incontinencia de orina asociada a esfuerzos será peor tolerada por una mujer deportista que por una mujer sedentaria”, comenta la especialista.

En el caso de la mujer diabética, la Dra. Valenzuela precisa que aquellas que tienen un buen control metabólico no tienen grandes diferencias con mujeres no diabéticas. En tanto, en mujeres con un mal control (representado por glicemias y otros exámenes reiteradamente fuera del rango recomendable) se observan con mayor frecuencia infecciones urinarias e infecciones vulvovaginales por cándida (hongos).

Consejos para una buena salud urogenital:

-No usar protectores diarios.

-Realizar el aseo genital sin jabón y sólo con agua, ya que estos hábitos pueden asociarse a un mayor riesgo de infecciones.

-Ante la presencia de molestias asociadas a la actividad sexual consultar precozmente. En la gran mayoría de los casos es de fácil solución.

-Existen ejercicios para los músculos del piso pélvico que podrían contribuir a prevenir y manejar la incontinencia de orina y el prolapso genital.

-Las mujeres que se encuentran en climaterio no debieran asumir que los trastornos urogenitales son debidos exclusivamente a los bajos niveles de estrógenos. Los síntomas debieran ser investigados por un médico para identificar la causa y posible tratamiento.

-Se recomienda una evaluación completa y regular de la salud urogenital a todas las mujeres durante y después del climaterio, independientemente si tienen síntomas o están sexualmente activas.