Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

La figura de los maniquíes se aleja cada vez más del cuerpo de las chilenas

Pueden medir hasta 30 centímetros más que las mujeres reales y tienen una contextura exageradamente delgada. Según un estudio inglés, si se tratara de personas, tendrían serios problemas de salud.

Centro de Tratamiento de la Obesidad

ver contenidos

23 de Mayo de 2017

La figura de los maniquíes se aleja cada vez más del cuerpo de las chilenas

Mujeres "demacradas" y "considerablemente poco saludables desde un punto de vista médico". Así califica Eric Robinson, investigador experto en comportamiento de la Universidad de Liverpool, a las maniquíes que habitan Liverpool y Coventry (Gran Bretaña) luego de visitar 17 tiendas y tomar sus medidas. El estudio, realizado en 2015, se publicó en el Journal of Eating Disorders.

"No encontramos ni un solo maniquí femenino que representara un cuerpo de talla normal", dice Robinson.

En Chile la realidad no es muy distinta. Una maniquí "normal" -es decir, el modelo más vendido por la fábrica Le Bambole, una de las más importantes del país- tiene una cintura de 65 centímetros, una cadera de 94 y mide 1 metro 78 centímetros. Lejos del promedio de la chilena de entre 25 y 44 años, que, según la última Encuesta Nacional de Salud, mide 21 centímetros menos y tiene caderas y cintura más voluminosas (ver infografía).

Cuerpos irreales

En el último tiempo, las maniquíes han seguido creciendo y se han vuelto cada vez más esbeltas. "La última colección que tenemos, que es lo que se usa afuera, son maniquíes que miden 1,90, son más delgadas y con las piernas más largas", dice Luigi Vaccarezza, de Le Bambole.

Para la nutricionista de la Red de Salud UC CHRISTUS, María José Ríos, todas las medidas de las maniquíes son irreales. "Una mujer de un metro 78 con un contorno de cintura de 65 centímetros es una mujer muy delgada. Estamos hablando que pesaría 50 o 40 y tantos kilos". Sobre las medidas de las maniquíes más altas, es tajante: "Eso sería anorexia".

El problema -agrega- es que hay grupos vulnerables, sobre todo adolescentes. "No es que los maniquíes puedan generar, pero sí gatillar, sumado a otras cosas, problemas de autoestima y trastornos alimentarios", dice Ríos.

Para Alfredo Ortega, de Maniquíes Ortega, empresa con un siglo en el rubro, hay que saber diferenciar entre una maniquí y una mujer de carne y hueso. "Los maniquíes no tienen medidas muy acordes a las personas. Son fantasías en las vitrinas para que la gente piense que se va a ver así. Son mentiras. Salvo las modelos. Aunque tampoco las modelos, porque las maniquíes tienen más senos, por ejemplo", ejemplifica.

"Todos los días les digo a los clientes que lo que piden es irreal. Tratamos de asesorarlos, pero a la larga el cliente siempre tiene la razón. Y con la tendencia de H&M es peor: las maniquíes son más delgadas, con las piernas más flaquitas", agrega Vaccarezza.

Tampoco son muy realistas las maniquíes que visten "tallas grandes". Según las medidas de Le Bambole, un maniquí femenino de este tipo mide 178 cm, y tiene una cintura de 84 cm, aproximadamente, lo que es todavía menor que la de una chilena promedio.

"Esa cintura sería de un leve sobrepeso. Ni siquiera es obesidad, para eso tendría que tener 95 o 100 centímetros de contorno de cintura. Estamos hablando de un contorno abdominal de una persona que tiene un riesgo cardiovascular moderado -que va de 80 a 88 centímetros-, ni siquiera de un riesgo cardiovascular alto, que es sobre 88, que es lo que uno acostumbra ver en mujeres obesas, para quienes se supone que es esa ropa", dice la nutricionista Ríos.

A pesar de eso, Vaccarezza confiesa que cada vez la diferencia entre medidas corporales es menor. "Ahora hay clientes que nos piden que esas maniquíes sean un poco más delgaditas, que tengan solo dos tallas de diferencia con las otras".


Fuente: El Mercurio