Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

El A, B, C de las cirugías de obesidad

¿Puedo operarme? ¿La cirugía es la solución? ¿Cuánto bajaré de peso? ¿Es muy dolorosa? ¿Qué tipo es la mejor para mí?

Centro de Tratamiento de la Obesidad

ver contenidos
El A, B, C de las cirugías de obesidad

La obesidad se ha convertido en la gran pandemia del siglo XIX y nuestro país es campeón sudamericano de esta patología. Se estima que más del 60% de los chilenos . Se espera que para este año existan más de 4 millones de personas obesas en Chile y de acuerdo con datos entregados por el Minsal, un 20% de los niños de primero básico padecen la enfermedad.

Frente a este desalentador panorama se torna imprescindible la toma de conciencia, adopción de hábitos de vida saludable y tratamientos adecuados. Pero qué pasa con aquellos casos en que las personas no logran bajar lo suficiente, tienen enfermedades relacionadas como diabetes tipo 2, dislipidemias e hipertensión, etc, y han seguido numerosos tratamientos sin resultados exitosos?

Realizadas por cirujanos digestivos expertos y con el apoyo de un equipo multidisciplinario, las cirugías de obesidad se han convertido en la mejor alternativa. Nuestros especialistas responden las preguntas más frecuentes en torno a este tema. 

¿Qué son las cirugías de obesidad?

Son intervenciones que surgieron en la búsqueda de la pérdida de peso, pero con el tiempo se ha extendido al concepto a cirugías metabólicas por el efecto sobre las dislipidemias y diabetes tipo 2. Las más realizadas en Chile son el bypass gástrico y la gastrectomía en manga.

¿Quiénes se pueden operar?

Para saber si es candidato, es necesario ser evaluado por un equipo multidisciplinario compuesto por un cirujano digestivo, nutriólogo, nutricionista, sicólogo y kinesiólogo. A grandes rasgos, los principales requisitos son poseer un Índice de Masa Corporal sobre 40 o superior a 35 con enfermedades asociadas y haber seguido un tratamiento médico sin éxito. Sin embargo, pueden surgir otro tipo de indicaciones quirúrgicas de la evaluación realizada por un equipo multidisciplinario de especialistas, como es el caso de pacientes con diabetes de difícil manejo y otros casos especiales.

¿Qué cirugía es la mejor para mí?

La decisión de la cirugía más adecuada depende de un número importante de factores de orden médico como el grado de exceso de peso, sexo, edad, enfermedades asociadas, entre otras consideraciones. Independientemente del tipo de intervención, el paciente requiere de un período de preparación, cambios en el estilo de vida, manejo y conocimiento de los aspectos nutricionales y sicológicos y consideración de actividad física previa.

¿Son muy dolorosas?

Las técnicas actuales permiten operar por vía mínimamente invasiva, esto es a través de pequeñas incisiones en la pared abdominal, la que disminuyen la duración de la cirugía (entre 45 minutos y dos horas), generan menos dolor y malestar postoperatorio, minimiza las complicaciones derivadas de la intervención y posibilitan que el paciente se recupere más rápido y pueda retomar sus actividades cotidianas.

¿Qué beneficios se logran con la cirugía?

Una mejoría en el estado de salud en los aspectos físicos, sicológicos y sociales. A la baja de peso se debe sumar la cura o mejoría de algunas enfermedades relacionadas como; la diabetes mellitus tipo 2, hipertensión e dislipidemias, entre otras, que dependen directamente del tipo de cirugía realizada.

¿Cuánto puedo bajar?

Si bien la pérdida de peso es bastante individual, el bypass gástrico y la gastrectomía en manga permiten pérdidas de peso que varían entre 85 y 95 % del exceso (peso que sobra) al año en promedio.

¿De qué depende el éxito de las operaciones?

El éxito de la cirugía depende tanto de la experiencia de los médicos como de la correcta adopción de hábitos saludables por parte del paciente, los que incluyen una alimentación sana y equilibrada y actividad física.