Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

Golpes en el pecho requerirían escáner

Impactos de alta energía producen desgarros en la arteria aorta, y quienes logran sobrevivir, lo hacen porque la propia arteria ha contenido la ruptura mediante un aneurisma. Se trata de una patología de alta letalidad, que debe ser diagnosticada a tiempo mediante pruebas de imagen.

Cirugía Vascular y Endovascular

ver contenidos
 Golpes en el pecho requerirían escáner

El 18% de las muertes producidas por choques tiene su causa en una lesión aguda traumática en la arteria aorta, que es aquella que sale del corazón para suministrar sangre a todo el cuerpo. De quienes sufren esta lesión, el 80% fallece en el lugar del accidente o pocas horas después, mientras que quienes logran sobrevivir y llegar a un centro especializado, un 30% pierde la vida dentro de las primeras 6 horas de hospitalización si el problema no es detectado y tratado oportunamente.

Sin embargo, un pequeño porcentaje logra salir adelante, Se trata de personas que sufrieron esta lesión traumática en la aorta, pero las paredes de este vaso lograron sujetar la hemorragia. “No es que la transección haya cerrado, sino que los tejidos alrededor de la aorta fueron capaces de contener la ruptura, y evolucionar hacia un aneurisma contenido, una dilatación, sin romperse en el momento en forma aguda y desangrarse”, explica el doctor Renato Mertens, cirujano vascular de la Red de Salud UC CHRISTUS.

Cuando una transección de aorta deriva en un aneurisma, no resulta detectable a un examen físico, por lo que se requieren imágenes de la arteria. “El diagnóstico no es obvio: no hay signos clínicos que hagan sospecharlo. Es por eso que ante un traumatismo de alta energía, y con mayor razón si existe dolor torácico, es crítico que se haga un scanner, lo que afortunadamente está cada vez más disponible a lo largo del país”, indica el doctor Mertens.

Desarrollar un aneurisma es altamente riesgoso. “Las personas con aneurisma tienen más o menos un 50% de probabilidad de tener enfermedad coronaria. Y enfermedad coronaria grave, alrededor de un 15% o 20%”, agrega el doctor Mertens. De cien pacientes operados por rompimiento de aneurisma, la probabilidad de que estén vivos a cinco años es de alrededor de un 70%, y la causa de muerte más frecuente es infarto. 

Cuando se detecta un aneurisma secundario a transección de aorta, se requiere un delicado tratamiento que permite reforzar la arteria y evitar la ruptura definitiva. En los últimos años, con el desarrollo de las técnicas endovasculares para el tratamiento de patologías crónicas de la aorta, se ha desarrollado una opción menos invasiva para el manejo agudo de la lesión traumática de la aorta, que se realiza por vía endovascular a través de la ingle. Esto evita una operación abierta e invasiva en pacientes que posiblemente tiene otras lesiones que también lo amenazan.

De todas formas, sobrevivir a una rotura en la aorta es casi un milagro, ya que es la causa de muerte de al menos un tercio de las personas que pierden la vida en el lugar del accidente. Pese a esto, hay un porcentaje de personas que son efectivamente rescatables, según el especialista. 

La forma más efectiva de evitar un desgarro en la aorta, es simplemente evitando conductas que expongan a las personas a sufrir accidentes de tránsito.