Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

Ocho consejos para dormir mejor

Uno de cada cuatro adolescentes tiene dificultades para dormir. Un mal dormir o la falta de sueño puede afectar desde nuestras emociones hasta la capacidad de concentración en las tareas cotidianas. Puede afectar el estado anímico, el rendimiento deportivo, aumentar las posibilidades de enfermarse y, en algunas personas, puede relacionarse con el aumento de peso. Pero además te otorga más probabilidades de padecer hipertensión arterial, depresión, ansiedad, enfermedades crónicas.

Centro de Salud Familiar
Juan Pablo II

ver contenidos
Ocho consejos para dormir mejor

¿Cómo poder conseguir la cantidad de horas que nuestro cuerpo necesita?

Lee estos breves consejos:

1.- Evita el sedentarismo, permanece activo durante el día. Haz ejercicio al menos 30 minutos al día, ya sea caminar, jugar fútbol, trotar, bailar o el deporte que te guste. La actividad física puede disminuir el estrés y ayudar a sentirse más relajado. Pero no hagas ejercicio muy cerca de la hora de ir a dormir porque puede activarte y aumentar tus revoluciones, dificultando así que se induzca el sueño. Gasta energía, y probablemente irás a la cama cansada física y psicológicamente y será fácil conciliar el sueño, y mantenerlo durante toda la noche. Evita las siestas o no las hagas de más de media hora.

2.- Evita consumir drogas, alcohol y alimentos estimulantes. Existe un mito popular que el consumo de alcohol y drogas los relaja y producen somnolencia, pero por el contrario perturban el sueño, es más difícil conciliar el sueño y aumentan las probabilidades de despertarse a mitad de la noche. Evita el café, té, alcohol, tabaco ni chocolates antes de dormir.

3.- Apaga los aparatos electrónicos. Utiliza tu dormitorio sólo para dormir. Si no es posible tener tu dormitorio libre de tecnología, antes de dormir anda desacelerando tu actividad, apaga todos los aparatos electrónicos al menos una hora antes de acostarte, no hagas tareas que requieran mucha concentración, ni trabajes a última hora.

4.- Establece una rutina para dormir. Debieras levantarte y acostarte todos los días a la misma hora, incluso fines de semana, porque contribuye a que tu cuerpo espere el sueño, establece un ritmo de sueño, y así será más fácil levantarse por las mañanas. Establece una rutina fija para dormir y podrás sentir un efecto relajante. Relájate todas las noches leyendo cosas relajantes (no lea nada estimulante), escuchando música de sonidos de la naturaleza o relajación o escribiendo en un diario si tienes pensamientos que te rondan la cabeza. Mantén horarios regulares de alimento, ejercicio y sueño.

5.- No te desesperes si no logras conciliar el sueño, espera una buena hora para dormir. Cuanto más te desesperas por no poder dormir, más riesgo corres de quedarte más rato aún despierto. El estrés puede dificultarte un buen dormir. Intenta liberarte de los pensamientos del día, libérate de las tensiones, hasta incluso puede ser útil escribir en un diario, conversarlo con alguien antes de dormir, o practicar ejercicios de respiración antes de ir a la cama. Duérmete a las horas adecuadas. Tu cuerpo realiza la mayoría de su recarga o recuperación de 11 a 01 de la madrugada.

6.- Genera un ambiente adecuado de tu pieza. Elimina el ruido ambiental, y el exceso de luz. Duerme en una pieza bien ventilada, pero evitando el exceso de frío.

7.- Establece una rutina de alimentación. Intenta dormir en condiciones adecuadas, sin apetito, ni después de una comida muy abundante. Idealmente aliméntate dos horas antes de ir a dormir. Evita especialmente cereales y azúcares, puesto a que una subida del azúcar en la sangre impide conciliar el sueño. Más avanzada la noche, cuando el azúcar baje demasiado, puedes despertarte y no poder volver a dormir.

8.- Libera tu mente de las preocupaciones del día. Evita las discusiones antes de acostarte. No te lleves los problemas a la cama.

Si a pesar de todos los consejos y tus esfuerzos para dormir bien no están resultando y crees que está afectando tu humor o rendimiento, visita a tu médico.