Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

Consejos para cuidarte la piel

Durante la adolescencia tu piel también puede sufrir algunos cambios. Aquí te damos algunos consejos para prevenir y tratar los problemas más frecuentes que puedes experimentar.

Centro de Salud Familiar
Juan Pablo II

ver contenidos
Consejos para cuidarte la piel

Acné

El acné, o más conocido como “espinillas” o “granitos”, se producen cuando se obstruyen los poros de la piel con el sebo, que es un tipo de grasa que comúnmente lubrica la piel y el pelo. Sin embargo durante la pubertad existe una predisposición mayor al acné, producto de las hormonas, que hacen que la piel produzca exceso de sebo. La mayoría de las glándulas sebáceas se encuentran en los surcos de la nariz, la frente, y el mentón, conocido como la zona T, y probablemente vas a notar que es donde más te salen espinillas.

Para prevenir la aparición de los granitos o eliminarlos lo más rápido posible, lee estos consejos!

1.- Toma agua y haz ejercicio: al tomar agua vamos eliminando toxinas de nuestro cuerpo que no necesitamos, y predisponen a generar granitos y acné en nuestro cuerpo. El ejercicio ayuda a que exista mejor circulación para eliminar esas toxinas (ya sea ejercicio intenso, o cotidiano, como caminar del colegio a tu casa). Lo importante es que después de hacer ejercicio debes darte un baño, y limpiar tu cara y cuerpo.

2.- Limpieza de la cara: Lávate la cara dos veces al día con agua tibia y un jabón suave fabricado especialmente para personas con acné. Masajea suavemente tu cara con movimientos circulares, sin frotarla o lavarla excesivamente puesto a que puede irritarse más. Después te enjuagas con agua tibia. Posterior a la limpieza, puedes aplicar una crema que contenga peróxido de benzoilo, que reduce la grasa y bacterias. Durante la noche la piel se regenera, y si no lavamos nuestra cara en la mañana se taparán más fácilmente los poros. No uses jabones para el cuerpo, para lavar tu cara puesto a que tienen grasa para evitar que tu piel se reseque. Sécate con una toalla especial para la cara.

3.- No te revientes los granos: Al tocarte las “espinillas”, infectas más la piel, y puedes empujar material infectado hacia capas más profundas de la piel. Esto puede generar mayor inflamación, y herir la piel dejándote así una cicatriz permanente.

4.- Aleja los gérmenes y grasa de tu cara: Evita tocarte la cara con las manos o con objetos que puedan acumular grasa y residuos de la piel, como el teléfono celular, lápices, u otros, debido a que puedes aumentar las bacterias de tu piel, infectando e irritando los poros y generando una “nueva espinilla”. Lava siempre bien tus manos al aplicarte cremas faciales o maquillaje.

5.- Acné en el cuerpo: Si tienes “espinillas” en otras partes del cuerpo, debes evitar usar ropa ajustada, porque no permite que la piel respire, y tapa más fácilmente los poros. Si te humectas la piel con cremas, procura que sea líquida y se absorba rápidamente antes de vestirte, puesto a que puede obstruir aún más los poros. Los gorros, los cintillos, bufandas, acumulan grasa y suciedad. Mantenlos limpios o evita usarlos!

6.- Evita que el pelo tenga contacto con tu cara. El pelo graso y sucio en contacto con tu cara puede obstruir aún más los poros.

7.- Desmaquíllate. Antes de acostarte procura eliminar todo el resto de maquillaje que va quedando en tu cara. Intenta utilizar maquillaje “no comedogénico”, y en lo ideal “oil free” (libre de aceite).

8.- Usa factor solar: el acné puede empeorar con la exposición al sol. Utiliza factores con protección UVB y UVA mayor a 15.

9.- Visita al especialista: Si luego de estos consejos, o el acné es muy severo y está fuera de control o dejando importantes cicatrices en tu piel, un dermatólogo te puede ayudar a ofrecerte algún tratamiento que previenen y controlan el acné. El sol y la piel

Es cada vez más peligroso exponerse al sol, sin protección de los rayos ultravioleta; son más nocivos puesto a la delgada capa de ozono que hoy recubre el planeta. La luz solar a su vez, ayuda a nuestro organismo a producir vitamina D. Pero lo importante es exponerse al sol en la justa medida y con la protección adecuada.

1.- Usa protector solar con un factor de protección solar (FPS) de por lo menos 15. Debes tener en cuenta que debes usarlo incluso aquellos días nublados o con largas exposiciones al aire libre (los rayos solares penetran igual). La aplicación ideal es repetir la aplicación cada 2 a 3 horas, pero si transpiras mucho o vas a nadar este tiempo debe ser cada 1,5 a 2 horas, incluso si es crema resistente al agua. Es importante que la protección solar, sea tanto para los rayos UVA como los UVB. Para evitar la aparición de acné, puedes comprar uno “no comedogénico” para mantener limpios los poros de la piel.

2.- Evita exponerte al sol entre las 10:00 y las 16:00 horas, puesto que los rayos solares son más fuertes.

3.- Cuando estés cerca de una superficie reflectante como el agua o la nieve, es recomendable utilizar mayor protección solar, con FPS más alto.

4.- Cuida tu vista del sol. Protege tu cara y ojos con una visera o sombrero, y usa lentes de sol que tengan 100% de protección ultravioleta.

5.- Si quieres broncearte, toma sol con precaución. Las quemaduras por el sol, aumentan el riesgo de cáncer a la piel.

Herpes labial

El herpes labial son úlceras o vesículas que salen en los labios, zona peribucal o boca, también conocidas como “fuegos”. Se producen por un virus del herpes, el virus del herpes simplex tipo 1, que se puede contagiar de persona a otra, con contacto bucal o salival. Cuando el virus se instala en tu organismo, permanece latente (silencioso) en los ganglios de los nervios, que se reactivan de vez en cuando a lo largo de toda tu vida.

¿Cómo evitar el contagio? ¿Cómo aliviar los síntomas?

1.- Sí, puedes evitar el contagio de la infección. Evita compartir cepillos de dientes, vasos, protectores labiales o “blistick” de otras personas, puesto a que pueden estar infectadas por el virus. El herpes labial se puede contagiar a través de la saliva o de las secreciones nasales.

2.- El virus se reactiva al exponerse mucho al sol, ante un episodio de estrés, al enfermarse de alguna infección común.

3.- Una vez que tienes el herpes labial, sí se pueden aliviar los síntomas: para el dolor ante herpes doloroso, puedes usar analgesia oral, como paracetamol o ibuprofeno. El frío local, con cubos de hielo envueltos una bolsa, puede disminuir el dolor por su efecto analgésico. Evita los alimentos ácidos, aliñados o salados, que pueden provocarte dolor e irritarte aún más las vesículas.

4.- No te debes tocar las úlceras, ni intentar reventar las vesículas. Pueden sangrar e infectarse con bacterias, llegando a ser un cuadro más severo, como una celulitis (infección de la piel).

5.- Las úlceras suelen desaparecer al final de la primera o segunda semana. Si son recurrentes y te duelen, visita al médico, para buscar una solución a tus molestias y acortar la duración de los episodios.

Eccema

El eccema es una afección donde la piel se reseca, enrojece y pica. Lo usual es que ese presenten erupciones pruriginosas, sobre todo los pliegues de codos, rodillas, cuello y cara.

El eccema no se puede curar definitivamente, pero se puede evitar su reactivación. Aquí tienes algunos consejos:

1.- Evita irritantes. Evita los detergentes para el lavado de ropa o lava lozas, jabones y perfumes perfumados, desodorantes con alcohol, ya que irritan la piel y puede reactivar el eccema.

2.- El agua caliente se evapora rápidamente y el lavado frecuente con jabón puede resecar la piel, por lo que se recomienda dar duchar breves con agua tibia. Utiliza guantes para lavar los platos o el auto, debido a que el detergente puede resecar e irritar la piel.

3.- Usa crema hidratante no perfumada regularmente para prevenir la picazón y la sequedad. Intenta usar una crema humectante líquida y de rápida absorción para evitar que se obstruyan los poros. Las cremas hacen mayor efecto cuando se aplican sobre piel húmeda, es decir justo después de la ducha.

4.- Ropa. Intenta evitar tejidos como la lana, el elastano o la lycra, puesto a que pueden provocar irritación o reacciones alérgicas.

5.- Controla el estrés. El estrés puede reactivar el eccema, por lo que busca actividades que te relajen, caminar después del trabajo, darte una ducha tibia, conversar con tu pareja, hacer deporte, o lo que tú consideres que te mantenga el estrés bajo control. No utilices maquillaje con tintes o perfumes, puesto a que pueden empeorar el eccema.

Verrugas

Seguramente habrás oído hablar de alguien que tiene una verruga, o quizá seas tú misma quien la haya presentado alguna vez. Las verrugas se producen por la infección de un virus de la familia de virus papiloma humano. Generalmente aparecen en zonas limitadas, y pueden ser una o múltiples. Es muy importante evitar el contacto con otras personas que tienen verrugas puesto a que de esa manera se contagian. Si ya tienes una, no debes rascarte, tocarlas o reventarlas, puesto a que pueden aparecer verrugas similares en otra parte del cuerpo.

Existe una cura para las verrugas. Existen diversos tratamientos, entre los más frecuentes están:

- Crioterapia: se trata de la congelación de verrugas. Se aplica nitrógeno líquido a una temperatura de -196° C. Esto separa lentamente la piel y se forma una ampolla alrededor de la verruga. El tejido muerto se cae en alrededor de una semana. Es uno de los tratamientos más eficaces que hay. No deja cicatriz y no hay peligro de que se extienda el virus de la verruga.

- Cortar la verruga en procedimiento quirúrgico: tiene un alto índice de éxito. El área afectada puede tomar varias semanas en recuperarse completamente, y puede dejar cicatriz.

- Ácido salicílico: El ácido salicílico destruye la piel gruesa de la verruga. Luego debe eliminarse utilizando placa de esmeril o piedra pómez. Lo importante es que este químico puede destruir piel sana, por lo que se debe proteger de alguna manera la piel circundante a la verruga donde se va a aplicar la crema. Se debe aplicar cada día, y quitar la piel muerta una vez a la semana. El tratamiento puede durar muchas semanas.

De todas maneras debes consultar a tu médico para que te indique cual es el mejor tratamiento para ti.

Molusco contagioso

Corresponde a otro tipo de infección por un virus. Se puede transmitir al rascarse o por transmisión sexual.

Estrías

Son delgadas líneas de color blanco, rosado o morado en la piel, y es frecuente en la época adolescente. Se producen porque el tejido debajo de la piel se estira en exceso, producto del embarazo, rápido crecimiento, aumento o baja de peso brusco. Evita cambios bruscos de tu peso, aunque debes saber que la mayoría de las estrías desaparecen por si solas. Mantén tu cuerpo bien hidratado y humectado.