Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

Pantallas afectan directamente calidad del sueño infantil

TV, computadores y teléfonos ganan presencia en la rutina antes de dormir, pero propician las pesadillas, los terrores nocturnos y el adecuado descanso de los niños.

facebook twitter

Centro del Sueño

ver contenidos
Pantallas afectan directamente calidad del sueño infantil

A la par del crecimiento en el acceso a nuevas tecnologías, las pantallas ganan espacio en los hábitos infantiles. Así lo demostró el estudio“Impacto de la Televisión en la Calidad del Sueño de Niños Preescolares’’, realizado por especialistas de Red de Salud UC CHRISTUS, que identificó no solo una mayor exposición, sino también una incorporación más temprana en la rutina infantil de estos dispositivos.

El estudio registró que 51% de los niños tienen un televisor en su pieza y 60% incluye ver televisión como parte de la rutina previa a dormir.

“Los niños que tienen televisores en sus piezas muestran una menor calidad de sueño, pesadillas, episodios de terror nocturno, hablar dormido y, en definitiva, esto los impacta en otras áreas de su desarrollo’’, explica  el pediatra y experto en sueño infantil, Pablo Brockmann. Esta menor calidad de  sueño  se  traduce en trastornos diurnos como somnolencia, irritabilidad, cansancio y falta de concentración, entre otros.

Un aspecto llamativo del estudio es que 75% de los padres encuestados tenían un nivel educacional alto, no obstante, ello  no opera como un factor protector de la exposición de los niños a la televisión. De hecho, 65% de los padres señaló elegir     la programación que ven sus hijos, mientras 7% de los niños tiene libertad para escoger lo que ve. Asimismo, los niños  tienen acceso frecuente a los teléfonos de sus padres como entretención.

“Los padres deben ayudar a mantener buenos hábitos de sueño para sus hijos, como fijar horarios, evitar el uso de pantallas dos horas antes de dormir, procurar un ambiente oscuro, sin luces para dormir y, ojalá, que los niños duerman de manera independiente. Estos hábitos hay que incorporarlos lo antes posibles, ya que a mayor edad es más difícil hacer intervenciones’’, indica el especialista.