Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

Niños que duermen mal, se portan peor

Dormir mal en la infancia aumenta el riesgo de problemas de desarrollo y comportamiento, según un estudio realizado en la Universidad College London y publicado en la revista estadounidense Pediatrics.

facebook twitter

Centro del Sueño

ver contenidos
Niños que duermen mal, se portan peor

La profesora Yvonne Kelly, epidemióloga y principal autora del estudio, asegura que “no tener horarios fijos para acostarse crea un estado físico y mental en los niños, similar al del desfase horario, lo que es nefasto para el desarrollo sano y el funcionamiento cotidiano”.

De acuerdo con los investigadores, los horarios irregulares para ir a dormir pueden alterar los ciclos naturales del organismo mientras que la falta de sueño pone en riesgo el desarrollo cerebral y la capacidad de controlar ciertos comportamientos.

Enseñar a dormir

El doctor Tomás Mesa, neurólogo pediatra de Red de Salud UC CHRISTUS, dice que los hábitos de sueño en los niños son un problema al que los especialistas deben atender cada día. "Es muy importante enseñarles a dormir. Uno de los puntos es respetar horarios y no quitarle horas de sueño porque ello tiene consecuencias importantes en la conducta y aprendizaje de los niños", expresa. Añade que hoy, con todas las tecnologías disponibles, los niños y jóvenes se están acostando muy tarde, suprimiento etapas del llamado sueño REM en el que se consolidan la memoria y la atención.

El estudio incluyó el análisis de datos de más de 10.000 niños en el Estudio de Cohorte del Milenio del Reino Unido. El equipo recogió antecedentes acerca del hábito de sueño a los 3, 5 y 7 años e incorporó informes de las madres y los profesores de los niños en relación con su conducta. 

Los investigadores encontraron una relación clínica y estadísticamente significativa clara entre los horarios irregulares de sueño y los problemas de comportamiento, como resultado de la alteración de los ritmos circadianos que afecta el desarrollo cerebral.

La falta de un horario regular de sueño en la primera infancia –dice la doctora Kelly- se relaciona con hiperactividad, problemas de conducta y de relación con sus compañeros así como con dificultades emocionales. Un horario regular, sin embargo, mejorar de manera importante el comportamiento.