Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

Nanopartículas para corazones infartados

Joven bioquímico chileno lleva un año intentando recuperar los tejidos musculares muertes de corazones dañados a causa de las arterias obstruidas. Nuestros especialistas afirman que a pesar de lo inicial de la investigación, cualquier avance ayuda a los pacientes.

Cardiología y Cirugía Cardiaca
CardioUC

ver contenidos
Nanopartículas para corazones infartados

Marcos Soto tiene 30 años, es licenciado en bioquímica de la Universidad Austral y actualmente cursa un doctorado en la Universidad de Queensland, Australia. Su foco está en encontrar un mecanismo que permita recuperar a quienes han sufrido un infarto cardiaco.

En entrevista concedida a Las Últimas Noticias, Soto explica que las nanopartículas tienen la capacidad de movilizar material genético de una célula a otra, lo que permite volver funcional el tejido rígido que queda después de un infarto. El procedimiento consistiría entonces en inyectar nanopartículas conjuntamente con genes que ayudan a curar el tejido muerto del corazón.

En esta etapa de su investigación, Marcos Soto trabaja con células cardiacas de roedores para después experimentar con ratones de laboratorio vivos a los que implantará estas nanopartículas. Su idea es observar cómo se afectan los genes del tejido cardiaco de los animales y ver si comienzan a ser funcionales después de la intervención.

La doctora Mónica Acevedo, cardióloga de Red de Salud UC CHRISTUS,  afirma que las investigaciones que contribuyen al tratamiento de pacientes infartados –hasta ahora- van por el desarrollo de aparatos que ayudan a la movilidad del músculo y de anticoagulantes que destapen las arterias.

Acerca del estudio de Marcos Soto, opina que es un área que recién está siendo explorada y que la dificultad más grande de este tipo de estudios es modificar las características genéticas del tejido cardiaco. “Si pensamos que el infarto al corazón es la primera causa de muerte en hombres y la segunda en mujeres en nuestro país, un avance de este tipo sería de gran ayuda para nuestros pacientes”, dice.