Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

Morir de amor

Las emociones pueden dañar el corazón provocando dolores, debilitamiento y un paro cardíaco. Este fenómeno se denomina síndrome del corazón roto o cardiomiopatía de Tako-tsubo.

facebook twitter

Cardiología y Cirugía Cardiaca
CardioUC

ver contenidos
Morir de amor

La música y la literatura han expresado a lo largo de la historia la relación entre el desamor y el corazón roto. Y esto no es solo una metáfora. Habitualmente cuando una persona se somete a un fuerte estrés emocional, que puede ser provocado por una discusión, el fin de una relación afectiva, perder un familiar, una desilusión o una alegría extrema, se pueden experimentar sensaciones físicas complejas y que afectan al corazón. 

Falta de aire, tensión en los músculos, corazón acelerado y aumento de la velocidad en la que fluye la sangre en las venas o visión borrosa son algunos de los síntomas de una patología compleja que puede tener consecuencias irreparables para el corazón. 

Se trata del "corazón roto" o síndrome TakoTsubo, patología provocada por situaciones estresantes y que es una variedad del infarto cardiaco. Se presenta casi exclusivamente en las mujeres y fue reconocido por primera vez en 1990 en Japón. 

Esta condición se caracteriza en que “una emoción muy importante puede dañar el corazón provocando una falla cardíaca que en casos agudos puede causar la muerte. Por muchos años se reconoció como un síndrome benigno, pero en la actualidad se sabe que tiene la misma mortalidad en agudo que el infarto al miocardio. De hecho se sospecha que puede deberse a un problema en la microcirculación”, comenta la Dra. Mónica Acevedo, Jefa de la Unidad de Cardiología Preventiva y Rehabilitación Cardiovascular de Red de Salud UC CHRISTUS. 

“No es muy común pero sí lo vemos. De hecho tuve hace poco una paciente a quien se le desencadenó este síndrome luego de recibir una noticia muy estresante en relación a un familiar. Esta patología es muy distinta a la angustia y se presenta con un dolor opresivo pre cordial distinguible a un infarto. Los pacientes llegan a la urgencia con una falla cardiaca que puede causar la muerte porque puede presentarse con arritmia que puede incluso requerir conectar al paciente a respiración mecánica”, explica la Dr. Acevedo. 

Esta condición surge debido a un golpe, trauma o shock emocional que se haya sufrido en los últimos días, semanas y hasta meses después, y las principales afectadas son las mujeres postmenopáusicas -entre 55 y 75 años-, protagonistas de alrededor del 95% de los casos. La otra cuestión llamativa, indica el especialista, es que las arterias coronarias se presentan sanas, sin alteraciones

"Una vez superado el cuadro agudo, el síndrome tiene la particularidad de no dejar ninguna secuela en el músculo cardiaco ni en las arterias ni válvulas, a diferencia del infarto. Además, requiere de muy poca medicación” concluye la Dra. Acevedo.