Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

Embarazo tardío: Primeriza después de los 35

Si bien se considera como riesgoso, la tendencia mundial demuestra que un alto porcentaje de mujeres decide quedar embarazada en una etapa madura. La mayor participación femenina en el mundo laboral, buenas oportunidades de desarrollo profesional y el deseo de crecer a nivel personal, influyen en el retraso de la llegada de un hijo.

contenidos por categoría

ediciones anteriores

Descargar en PDF
ver contenidos
Embarazo tardío: Primeriza después de los 35

Cada día es más frecuente encontrar mujeres que han decidido ser madres a una edad materna avanzada. Pero no sólo tener un tercer o cuarto hijo, sino que convertirse en primerizas. Una opción importante y arriesgada, puesto que la relación entre cantidad de años y mayores complicaciones en la gestación es proporcional.

Antiguamente, un embarazo después de los 35 años era considerado bastante peligroso. Sin embargo, hoy las mujeres sanas de esta edad -y las que ya pasaron los 40- en general tienen buenos embarazos, aunque siempre con riesgos. Además, en la mayoría de los casos, si surge algún problema puede tratarse con éxito. De hecho, muchos médicos aseguran que mientras la mujer pueda y quiera, podrá ser madre.

Pero, ¿por qué postergar la maternidad? El incremento de la participación femenina en el mundo laboral, las mejores oportunidades de crecimiento profesional, educacional y académico, son algunos de los factores que inciden en el retraso de la llegada de un hijo. Con los tiempos de vida que corren, lo normal es que una mujer quiera desenvolverse a nivel personal, antes de pensar en la maternidad.

¡Ahora sí, quiero!

Cuando una mujer decide ser madre, debe considerar que los cuidados prenatales son primordiales para su salud y la de su futuro hijo. Hay que supervisar el proceso con asistencia médica desde la preconcepción. En los embarazos en edad materna avanzada, siempre se deben suponer posibles dificultades, por lo que la preparación previa es esencial para que todo salga bien.

Es muy importante que después de los 35 años la mujer sepa qué enfermedades podría tener que pudieran derivar en complicaciones durante la gestación. Según el doctor Fernando Abarzúa, gineco-obstetra de Red Salud UC, existen controles indispensables que hay que tomar en cuenta con anterioridad: -El escenario ideal es lograr analizar qué factores de riesgo tiene esa paciente, que pueden modificarse previo al embarazo para que ella enfrente su estado en las mejores condiciones. Esto es fundamental para evitar y controlar las patologías crónicas que aparecen comúnmente en la maternidad tardía, como la diabetes -asociada a malformaciones, abortos y problemas en el desarrollo del feto-, la hipertensión -que puede afectar el funcionamiento de los riñones-, la obesidad, la placenta previa y los partos prematuros.

-Se debe medir la glicemia y la presión arterial y, en caso de alteraciones, hacer terapia para normalizarla con medicamentos que no estén contraindicados. Esto ayudará a disminuir las probabilidades de partos anticipados o pérdidas.

En cuanto al peso, es importante mantenerlo en rangos saludables, para evitar la aparición de preclampsia y diabetes gestacional. “Es esencial controlar estas enfermedades desde antes. Así se podrá derivar a la paciente a una terapia adecuada a tiempo y disminuir los riesgos. Ahora, si la mujer llega cuando ya está embarazada, el control debe ser más rígido para evitar alteraciones que afecten el desarrollo del feto”.

Un desafío con ayuda

La maternidad tardía también conlleva otro obstáculo. Un gran porcentaje de mujeres en esta situación requiere de técnicas de fertilización asistida, pues con la edad la calidad de los óvulos comienza a disminuir y se dificulta la concepción. Por eso, la probabilidad de una gestación múltiple es mucho más alta.

Así, para el doctor Abarzúa hay algo que está muy claro: una mujer madura necesita de una mayor atención para supervisar su estado. -Durante el tercer trimestre de embarazo, los controles deben ser más seguidos y rígidos para que todo el proceso sea satisfactorio.

Embarazo tardío y síndrome de Down

Mientras más tarde se inicia la maternidad, mayor es el riesgo de concebir un hijo con síndrome de Down; situación que se agudiza alrededor de los 40 años. Si a los 25 años, la posibilidad de tener un hijo con esta condición es de 1 en 1.250 casos, a los 40 esa probabilidad aumenta a 1 en 100 casos, y a los 45, se incrementa a 1 en cada 30 casos.

Según el Instituto Nacional de Estadísticas, INE, en Chile nacen cada vez menos niños de madres en el apogeo de su edad fértil -alrededor de los 20 años-. Sin embargo, discretamente ha aumentado el nacimiento de hijos de mujeres mayores de 35.

Por Francisca Hiriart.
Colaboración:
Dr. Fernando Abarzúa, Ginecología y Obstetricia Red Salud UC. Horas médicas: 676 70 00.