Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

Nuestros inicios

Hospital Clínico

ver contenidos

El Hospital Clínico UC comenzó a construirse en 1937, año en que se colocó la primera piedra de una estructura de concreto armado “con buenas terminaciones, pero sin derroche de lujo”, como consta en documentos históricos de la época, que fueron recopilados por el Dr. Waldemar Badía.

En ese tiempo, regía los destinos de la Iglesia Católica el Papa Pío XI y era Presidente de Chile Arturo Alessandri Palma. El rector de la Universidad Católica era Monseñor Carlos Casanueva Opazo.

El nombre escogido para este nuevo centro asistencial de Santiago fue el de “Hospital del Corazón Misericordiosísimo de Jesús”. El establecimiento fue concebido como un lugar en el que “los ex alumnos puedan continuar sus investigaciones médicas y servir a Cristo en los pobres”.

Las obras de construcción se iniciaron en 1938, ocho años después de la fundación de la Facultad de Medicina y el mismo año en que se dictó en Chile la ley de medicina preventiva. El propósito de la Universidad era contar con un establecimiento que permitiera a la UC completar la carrera de medicina que, hasta ese momento, estaba constituida sólo por los dos primeros años.

El nuevo edificio fue bendecido por el Arzobispo de Santiago, Monseñor José María Caro, el 27 de noviembre de 1939 aún cuando para entonces todavía no estaba en condiciones de recibir enfermos.

La habilitación y equipamiento de sólo algunas dependencias tardó casi un año y el 18 de octubre de 1940 –en la fiesta de San Lucas- monseñor Caro inauguró la Policlínica que comenzó a funcionar diez días después bajo la dirección del Dr. Rodolfo Rencoret -quien fuera decano de Medicina, luego Rector de la Pontificia U. Católica de Chile y elegido luego como Maestro de la Cirugía chilena- y con la administración de José Manuel Yrarrázaval.

Las religiosas de la Congregación de la Caridad de la Inmaculada Concepción serían las encargadas de la atención y el manejo del hospital. El costo del edificio superó los cinco millones de pesos, unos 250 mil dólares.

Pero no fue hasta 1943 que el Hospital Clínico recibió sus primeros pacientes hospitalizados.
La segunda década en la historia del Hospital Clínico se caracteriza por el crecimiento en infraestructura y pacientes. La capacidad era de 128 pacientes en sala común y 26 en pensionado. Surgía además la necesidad de completar y ampliar la Escuela de Medicina con la Escuela de Enfermería, la que se fundó en 1950.

Siete nuevas construcciones se levantaron entre 1950 y 1960. En 1950 se inició la construcción de la prolongación del ala sur, tres mil metros cuadrados que se inauguraron en octubre de 1954. En el subsuelo de esta construcción se instalaron consultas en las que atendían varios médicos del Hospital Clínico.

En 1955 se inició la construcción de la prolongación del ala norte, dos mil 400 metros cuadrados edificados que se habilitaron entre 1957 y 1960.

En 1958, la terraza del quinto piso se convirtió en salas de hospitalización y en 1960 entra en funciones la maternidad, en el primer piso.

En 1960 se construyó, en el ala nororiente, un sexto piso en el que se habilitó la Unidad Coronaria y Cirugía de Tórax. Un año más tarde, en el lado poniente del Hospital, se levantaron el auditorio Paracelso y las consultas médicas.

En los inicios de la nueva década, el Hospital Clínico realizaba cirugías complejas y se consolidaba como un centro de gran importancia en la medicina chilena. En 1961 se realizó la primera cirugía a corazón abierto con circulación extracorpórea y también se atendió el primer parto. El equipo médico estaba integrado por 70 profesionales. Para 1962, la superficie inicial del hospital se había duplicado.

En 1971, se instaló la Central de Esterilización y un año después los laboratorios de nefrología, nutrición y gastroenterología. En 1973 se amplió el subterráneo del ala norte para instalar allí el casino y los vestuarios para el personal, además de la central telefónica.

Entre 1980 y 1982 se realizan en el hospital diversas modificaciones enmarcadas en un proceso de racionalización administrativa con el propósito de optimizar la atención de los pacientes. Se habilitaron o remodelaron más de dos mil 800 metros cuadrados y se elaboró un proyecto para construir una torre para la hospitalización de pacientes.

Los daños estructurales dejados por el terremoto de 1985, sumado a anhelados proyectos de remodelación, apuraron las obras que cambiaron el rostro del Hospital Clínico y que se habían iniciado en junio de 1984. Ocho mil trescientos metros cuadrados, inaugurados el 1 de octubre de 1985, consideraron una placa de acceso, una torre de siete pisos, una casa de máquinas y un área subterránea. Las obras formaban parte del Proyecto de Desarrollo de la Facultad de Medicina UC, orientado a resolver los problemas de espacio en las instalaciones hospitalarias y a lograr la autosuficiencia de la Facultad en el campo clínico.

En mayo de 1987, se inauguraron las obras de ampliación de la maternidad y un mes después se inaugura el Servicio de Pediatría. En 1989 se inaugura el nuevo pensionado, hoy Clínica de la Universidad Católica, un proyecto concebido con el propósito de dotar al complejo de salud de la UC de un centro de atención médica para pacientes hospitalizados con los más altos estándares de calidad de servicio e infraestructura.

En 1992 se inició la conexión en red de los laboratorios centrales, las Unidades de Toma de Muestras y el Hospital al tiempo que se implementó la operación y control computacional de diversas funciones.

En 1993 se crean los departamentos de Neurología, Cirugía Digestiva, Urología, Neurocirugía y Ortopedia y Traumatología.

En los primeros años de la década del 90 la actividad asistencial del Hospital Clínico creció 2,5 veces. El primer hospital, de sólo 8 mil metros cuadrados, se convirtió al final del siglo XX en un centro de salud universitario con más de 20 mil metros cuadrados, dotado de la más moderna tecnología y casi completamente autofinanciado.

El crecimiento y desarrollo no se detienen en el Hospital Clínico UC. Nuevos y ambiciosos proyectos se han concebido para ratificar su posición de liderazgo en la salud en Chile y América latina.

Desde el año 2000 se comenzó con un nuevo rostro para el Hospital Clínico, al construirse la nueva gran puerta, concebida como un nuevo acceso, capaz de articular todas las entradas que antes existían en forma independiente. De paso, cambió el aspecto de calle Marcoleta que se transformó de una vía exclusivamente vehicular en un espacio público.

Siguiendo con los planes de infraestructura, la Facultad de Medicina construyó un nuevo y moderno edificio para la Escuela de Medicina, implementó la Biblioteca Biomédica, amplió el Centro de Investigaciones Médicas y creó nuevas sedes para los diversos departamentos. También se levantó el edificio de Lira 85 que alberga al Centro Médico Clínica UC.

Muy pronto se hizo realidad el sueño de unir diversas dependencias con la construcción del llamado Edificio Patio Central, que dotó a nuestros pacientes de amplias y cómodas salas de espera, ascensores modernos y seguros, cafeterías y otros servicios.

Paralelamente, en el año 2006, se construían el nuevo edificio de la División de Cirugía y el Centro de Especialidades Médicas, hoy en pleno funcionamiento y que han convertido el sector de Lira y Portugal en un verdadero Barrio Clínico de Santiago.

Este barrio ha cambiado su aspecto sustancialmente con la instalación del puente en altura que une el edificio del Hospital Clínico con el Centro de Especialidades Médicas y que cruza calle Marcoleta. En el mismo esquema se había construido antes el puente que une la Clínica UC con el Hospital Clínico. Así se ha concebido una atención integral, de la mejor calidad y con el máximo de comodidad para nuestros pacientes.

En este esfuerzo se han mejorado de paso las instalaciones del Servicio de Urgencia, de Radiología, del Banco de Sangre, Laboratorio Clínico y muchos otros.

Las obras no paran. En 2007, se levantó junto al Hospital Clínico un edificio que alberga instalaciones de alta complejidad y en el que se concentra la atención de pacientes críticos, terapias y diagnóstico de imágenes intervencional así como las dependencias académicas y asistenciales del departamento de Cardiología.