Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

El Trastorno Afectivo Bipolar no es un impedimento para ser madre

Especialistas de nuestra Red afirman que si la paciente es consciente de su diagnóstico, lo trata correctamente con su médico, conoce sus recaídas y planifica el embarazo, esta patología no debería ser un impedimento para que una mujer pueda ser madre.

facebook twitter

Red de Salud UC CHRISTUS

ver contenidos
El Trastorno Afectivo Bipolar no es un impedimento para ser madre

El Trastorno Afectivo Bipolar (TAB) es una enfermedad mental compleja. Considerada la sexta causa de discapacidad en el mundo, requiere de intensivos cuidados y tratamientos que, en ocasiones, limitan la vida de quienes la padecen. Sin embargo, para las pacientes que desean ser madres no es necesariamente una limitante.

Paula Torrico, Terapeuta Ocupacional de Red de Salud UC CHRISTUS, es optimista frente al tema, aunque se deben tomar algunas precauciones: “Si es consciente de su diagnóstico y lo planifica, debe tratarse con un psiquiatra, su ginecólogo y el equipo médico, además de conocer claramente sus signos de recaídas. Hay un grado de responsabilidad mayor como futura mamá”, explica. Así, no tan solo habrá un buen desarrollo del embarazo, sino que también mantendrá en equilibrio su estado anímico.

En cuanto al uso de fármacos, tanto la suspensión como la reincorporación de ellos durante el periodo de gestación, debe ser supervisada por los especialistas, “ya que es un estado en que- naturalmente- se dan cambios de ánimo y afloran las emociones”. Cuidar a un bebé es una sobrecarga de trabajo que, muchas veces, se traduce en la disminución de las horas de sueño. Ambos factores pueden ser de riesgo o muy perjudiciales para la paciente con trastorno bipolar, por lo que el apoyo post parto es fundamental.

Es importante recordar que todos los fármacos pueden llegar a tener efectos secundarios en el embarazo, ya sea en una paciente con TAB bajo tratamiento, sin tratamiento o sin dicho trastorno. Para quienes lo padecen, la profesional aconseja acompañar este proceso con un plan terapéutico, el cual tiene como objetivo principal disminuir los riesgos del feto frente a la exposición de fármacos.