Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

Mano a mano con el calor

La ola de altas temperaturas que afectan a nuestro país puede poner en peligro tu salud. Nuestros especialistas te aconsejan.

Red de Salud UC CHRISTUS

ver contenidos
Mano a mano con el calor

Hasta 40 grados han llegado a marcar los termómetros en algunas zonas del país. ¡Y eso, a la sombra! Hacerle frente no solo es cosa de comodidad, sino de salud. Nuestros especialistas te recomiendan informarte y adoptar medidas preventivas.

Todos disponemos de mecanismos para regular la temperatura de nuestro cuerpo. Pero cuando los días o noches alcanzan temperaturas extremas –ya sea por frío o calor- este mecanismo no trabaja eficientemente y pueden aparecer signos y síntomas característicos. Especialmente susceptibles son los niños, los adultos mayores y personas con enfermedades crónicas o que usan algunos medicamentos.

Nuestros centros de regulación intentan mantener la temperatura corporal alrededor de los 37º C. Con el ejercicio o algunas enfermedades, la temperatura puede aumentar uno o dos grados sin efectos perjudiciales.

Sin embargo, la alta temperatura ambiental puede hacer que estos mecanismos naturales se vuelvan ineficientes.  Para mantener el control, nuestro cuerpo requiere un equilibrio entre la absorción y la pérdida del calor.

¿Cómo nos afecta el calor?

Son distintos los cuadros que podemos sufrir como consecuencia de un día muy caluroso. Pueden ir desde molestias leves como calambres o agotamiento hasta la forma más grave conocida como golpe de calor. Entre estas condiciones están:

La condición más grave que puede derivarse de las altas temperaturas es lo que se conoce como “golpe de calor”, en el que la temperatura corporal sube por encima de los 40.5ºC lo que causa daño en estructuras celulares y el sistema de termorregulador.  Tiene un alto riesgo de mortalidad.

El golpe de calor se caracteriza por la reducción cese de la sudoración, dolor de cabeza, mareo, confusión, taquicardia, piel caliente y seca, hasta llegar a la inconsciencia o convulsiones.

Los más susceptibles de sufrir un “golpe de calor” son los adultos mayores y los niños muy pequeños.

En todos los casos de trastornos por un “golpe de calor” es preciso adoptar medidas inmediatas para bajar la temperatura.

¿Cómo prevenir?

Nuestros especialistas te aconsejan: