Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

Mañana puedes ser receptor

Mil 833 chilenos integran la lista de personas que esperan un órgano para seguir viviendo. Mientras, en nuestro país, la donación sigue una tendencia a la baja.

Red de Salud UC CHRISTUS

ver contenidos
Mañana puedes ser receptor

 La de Chile es una de las tasas de donación más bajas de la región con tiene una tasa de donación efectiva de 7 por millón de habitantes, muy poco comparable con la de 35.1 por millón de habitantes que tiene España.

El Ministerio de Salud hizo esta semana un balance de lo que fue 2015 en relación con donación y trasplante de órganos. La ministra Carmen Castillo afirmó que no hubo variaciones significativas en el número de donantes y que se mantuvo la tendencia al rechazo de los chilenos para donar los órganos de sus familiares. Más de la mitad de los potenciales donantes no pudieron serlo por la negativa de sus familiares. Esta situación ha ido en aumento. Si en 1999, el 36% de las familias respondía negativamente a la solicitud, en 2015 este porcentaje se elevó al 53%.

La ministra sostuvo que a pesar del intenso trabajo realizado para fortalecer las unidades de procuramiento a nivel nacional, “este esfuerzo no nos deja satisfechos. Chile puede más en materia de donación”, dijo.

El año pasado se realizaron 321 trasplantes con órganos proporcionados por 120 donantes, tres menos que en 2014. En lo que va de este siglo, el año con más trasplantes fue 2006, con algo más de mil 500.

El doctor Pedro Becker, cardiocirujano y especialista en trasplante cardiaco, cuenta que corazón y pulmones son los órganos más sensibles. “Requieren de un donante que haya tenido una vida más sana. Por eso, generalmente, son los órganos más complejos de conseguir”, advierte.

Añade que aplaude los esfuerzos del Ministerio de Salud y afirma que para enriquecer el diálogo son esenciales la transparencia y un mayor conocimiento del proceso de donación.“Para ser donante hay que estar fallecido (muerte encefálica), condición distinta al estado neurovegetativo. La asignación de órganos se hace de acuerdo a criterios técnicos, y existen listas de prioridad transparentes. La donación de órganos no se hace con destinatario conocido o elegido por la familia del donante, por lo que pedir órganos para alguien con nombre y apellido es, en la práctica, poco efectivo”, explica.

Agrega que quienes realizan trasplantes y participan en la pesquisa y cuidado de donantes conocen la lista nacional de receptores. “No nos enteramos por la prensa ni se favorece a quienes tienen mayor exposición pública. La intervención para obtener los órganos es una operación formal, en un pabellón quirúrgico y en un ambiente de profesionalismo y profundo respeto por la persona fallecida”, relata. 

Además, enfatiza que no existe pago por la donación y que los costos implicados en la obtención de órganos son de cargo del receptor. “Los chilenos son conocidamente solidarios, pero no es comparable ayudar a damnificados o dar sangre que donar los órganos de un hijo, por ejemplo. Por eso, es inadecuado poner presión sobre esos deudos en un momento tan triste. Hay que ser cuidadosos en la aproximación a la familia de un potencial donante y, para ello, existen profesionales especialmente capacitados”, dice.