Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

Los niños y la catástrofe

Mientras los adultos se ocupan de salvar a sus familias y sus bienes, los niños son mudos espectadores de la catástrofe causada por los incendios forestales que arrasan con cientos de miles de hectáreas en Chile.

Red de Salud UC CHRISTUS

ver contenidos
Los niños y la catástrofe

Los megaincendios que arrasan con parte importante de nuestro país. no solo dejan su huella en los suelos, en los árboles y en los pueblos que ven destruidas sus casas. Los niños, pequeños espectadores de la tragedia resgistran las imégenes y se dan cuenta de la tragedia. Eso puede tener gran impacto en su salud emocional por lo que es importante no descuidarlos y estar atentos a algunos síntomas que pudieran dar cuenta de cómo los está impactando.

"Los niños son verdaderas esponjitas que absorben mucha información, ponen atención a las conversaciones de los adultos y muchos obsrevan con miedo las imágenes. Algunos en vivo y en directo, otros a través de la televisión. Sus mentes se llenan de preguntas que a veces no pueden convertir en palabras y las transforman en conductas que deben alertarlos", explica Montserrat Sepúlveda, psicopedagoga de Red de Salud UC CHRISTUS.

Entre las señales que pueden darnos los niños están el temor a dormir solos, irratibilidad, retraimiento, inseguridad y, en algunos casos, pérdida del control de esfínter.

Como adultos -dice Montserrat Sepúlveda- debemos ser comprensivos, entregarles cariño y seguridad y proteger su integridad física y mental. Además, debemos ser cuidados en nuestras conversaciones y reacciones porque los niños aprenden de ello. "No hay que olvidar que la reacción de los niños siempre está determinada por la actitud de sus padres o de quienes los cuidan", dice la especialista. Añade que siempre es necesario contarles lo que ocurre, pero también es relevante evitar exponerlos a impagenes o demasiada información no adecuada para su edad.