Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

Infectólogos UC se pronuncian respecto de vacunas con timerosal

Especialistas no creen necesario un proyecto de ley que las prohíba porque promovería el temor infundado a las vacunas y porque la información científica disponible ha descartado asociación entre su uso y enfermedades neurológicas o autismo.

Red de Salud UC CHRISTUS

ver contenidos
Infectólogos UC se pronuncian respecto de vacunas con timerosal

Una declaración formal respecto de la eventual presentación de un proyecto de ley que busca prohibir el uso de timerosal en las vacunas emitieron los especialistas del Programa de Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Medicina UC.

Los especialistas Marcela Ferrés, jefa de la sección de Infectología Pediátrica, y Jaime Labarca, jefe del Departamento de Enfermedades Infecciosas del Adulto, aseguran que “la información científica disponible ha descartado una asociación entre el uso de este producto en las vacunas y enfermedades neurológicas o autismo”.

Recuerdan que esta polémica surgió a comienzos del siglo por lo que en 2001 se constituyó el Comité de Revisión de la Seguridad en las Vacunas del Instituto de Medicina de Estados Unidos, el que indicó en octubre de ese año que la evidencia revisada era inadecuada tanto para aceptar como para rechazar una relación causal entre el timerosal en las vacunas con autismo y otros desórdenes del neurodesarrollo. Por eso, relatan, se estimó prudente la remoción del timerosal en las vacunas. Tres años después, al revisar la evidencia científica, este comité emitió su informe final en el que se concluye que “la evidencia recabada, favorece el rechazo de la hipótesis de causalidad propuesta entre el autismo y el timerosal contenido en las vacunas”. 

En 2008, dicen los doctores Ferrés y Labarca, la Organización Mundial de la Salud apoyó el uso de timerosal –lo que reafirmó en 2012- y en 2011 la Academia Americana de Pediatría se retractó de la publicación realizada por ellos en 2002 en la que apoyaban el retiro de esta sustancia en las vacunas.

En junio de 2013, la Food and Drug Administration (FDA) emitió un documento de revisión acerca del tema en el que se resume la información disponible respecto de la seguridad del timerosal.“Es importante precisar que la adición de timerosal o etilmercurio a las vacunas tiene el propósito de evitar su contaminación, lo que es particularmente relevante en las vacunas multidosis”, afirman los expertos. Añaden que existen otros derivados del mercurio como el metilmercurio que sí son comprobadamente neurotóxicos y que, probablemente, gran parte de la discusión obedece a una confusión entre ambas sustancias.

“Se han realizado varios estudios para establecer los niveles seguros de timerosal y uno de ellos determinó que los niños que recibieron vacunas con timerosal tenían niveles de mercurio más bajos que la norma permitida y que este componente es eliminado efectivamente del organismo en pocos días, a una velocidad mucho mayor que la esperada para el metilmercurio”, dice el doctor Jaime Labarca. De hecho, advierte, a nivel mundial se realizan grandes esfuerzos para eliminar los compuestos mercuriales reconocidamente tóxicos. Con ese fin, 140 países suscribieron el Convenio de Minamata en el contexto del cual el timerosal fue considerado seguro y excluido de los compuestos considerados tóxicos. 

Ambos expertos consideran que existe fuerte evidencia respecto de que el timerosal no tiene relación con una mayor incidencia de autismo.  “Estudios epidemiológicos en países que llevan años utilizando vacunas libres de timerosal demuestran que lejos de disminuir la incidencia de autismo las cifras han continuado elevándose”, sostienen.  Los doctores Ferrés y Labarca aseguran que la gran mayoría de las vacunas actualmente utilizadas en Chile están libres de timerosal o contienen trazas de éste, lo que ha sido posible gracias al desarrollo de vacunas en presentación de dosis unitaria, que tienen menos riesgo de contaminación que las multidosis. Sin embargo, el uso exclusivo de dosis unitaria representaría un gran impacto económico para nuestro sistema de salud.

Concluyen que “una ley que prohíba el uso de vacunas multidosis deja a nuestra población muy expuesta a situaciones de brotes y a eventuales emergencias sanitarias en que la vacunación masiva requiera de disponer del uso de vacunas multidosis para enfrentarlas”. Además, agregan, un aspecto muy relevante es que la propuesta de esta ley promueve el temor infundado de la población hacia las vacunas, lo que contribuye a reducir las coberturas en un mundo en el que las enfermedades infecciosas inmunoprevenibles están reemergiendo para lo que se requiere de las mejores y más seguras herramientas para prevenirlas. “Las vacunas siguen siendo una de las medidas con mejor relación costo / beneficio tanto por su impacto en salvar vidas y aumentar los años de vida saludable como por la reducción de gastos en salud. Que la gente pierda la confianza en ellas puede traer consecuencias graves y no predecibles”, aseveran.