Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

¿Hora de dejar los lentes?

Distintos problemas de visión como la miopía, astigmatismo e hipermetropía pueden corregirse a través de la cirugía refractiva; una intervención ambulatoria, que genera mínimas molestias y logra resultados generalmente muy satisfactorios.

Colaboración: Especialistas en córnea y cirugía refractiva Red de Salud UC CHRISTUS.

facebook twitter

Red de Salud UC CHRISTUS

ver contenidos
¿Hora de dejar los lentes?

“A partir de los 21 años, cuando la estructura de la córnea ya es estable es posible ser candidato para una cirugía refractiva. En las distintas edades, los pacientes que consultan por esta alternativa están interesados en dejar de usar lentes y esta intervención es una alternativa segura, cuando es realizada por médicos especializados, con la competencia para realizar este tipo de procedimientos y también reaccionar ante eventuales complicaciones’’, explican los especialistas en Córnea y Cirugía refractiva de Red de Salud UC CHRISTUS.

Además de la edad, el oftalmólogo debe evaluar la estabilidad refractiva, es decir que la medida de sus lentes no haya aumentado más de 0,25 dioptrías en un año, analizar si hay mucha diferencia de aumento entre un ojo y otro (anisometropía) y por lo tanto no es posible tolerar los anteojos; y también considerar las necesidades específicas y actividades deportivas que realice el paciente.

La cirugía láser tiene un alto nivel de éxito, con un 95-98% de los pacientes logrando la independencia del uso de lentes. En un bajo porcentaje de pacientes puede existir la necesidad de realizar un re-tratamiento,  ya sea por una hipocorrección donde el paciente fue corregido menos de lo necesario, o una sobrecorreción es decir se corrigió más de lo planificado. Esto se realiza no antes de tres meses de la primera intervención. 

Tipos de cirugía refractiva

El equipo de oftalmólogos y parte de los especialistas en Córnea  y Cirugía refractiva de la Red de Salud UC CHRISTUS indican que la operación más común es la que se interviene la Córnea, que es la estructura transparente donde se apoyan los lentes de contacto. En ella se realizar un tallado con un láser especial, con lo que  se logra corregir la miopía, astigmatismo e hipermetropía.

La otra técnica consiste en colocar un lente artificial dentro del ojo para mejorar la visión. Esto se realiza cuando no es posible aplicar el láser porque la persona tiene un problema refractivo muy alto, por ejemplo miopías mayores a 8 dioptrías o porque la córnea no tiene las características que permitan el tratamiento con seguridad.  

También es posible realizar el reemplazo del cristalino, el lente intraocular natural de nuestro ojo, esto se realiza generalmente en personas mayores de 55 años o con cataratas. En esta cirugía también es posible corregir todo tipo de defectos como astigmatismo, miopía, hipermetropía y en algunos casos también la presbicia utilizando un lente intraocular multifocal.  

El grupo de especialistas menciona que para optar a esta cirugía, el oftalmólogo va a determinar si el paciente es apto y cuál es la mejor técnica para él.

Cuidados Pre y Post Operatorio

Previo a la cirugía su médico le solicitará exámenes para definir si sus ojos son aptos para la cirugía, con el fin de realizar la intervención con el mínimo riesgo.

Si usa lentes de contacto el médico le solicitará que los suspenda, según el tipo de lente que usa, entre 2 y 4 semanas previo a los exámenes. Además, se debe realizar un  examen oftalmológico completo para detectar cualquier condición en sus ojos previo a la cirugía, como ojo seco, catarata, problemas en la retina, etc.

En el post-operatorio los cuidados serán prevenir traumatismos, para lo cual deberá usar un protector ocular. Además le indicarán el uso de gotas antibióticas para prevenir infecciones y el uso de lágrimas artificiales para tratar el ojo seco, que es muy común, principalmente los primeros meses después de la cirugía con láser.