Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

El sueño de dormir bien

Esta noche, la mitad de los chilenos experimentaremos algún trastorno del sueño. Y cerca de un millón estará desvelado, de acuerdo a los datos de la última Encuesta Nacional de Salud, que reveló que al menos 822.802 chilenos sufren de insomnio.

facebook twitter

Red de Salud UC CHRISTUS

ver contenidos
El sueño de dormir bien

La Dra. Julia Santin, neuróloga del Centro del Sueño de Red de Salud UC CHRISTUS explica que “el insomnio muchas veces es causado o exacerbado por factores como el estrés, malos hábitos de sueño y por situaciones que causan ansiedad, por ejemplo problemas económicos o de otra índole’’. Como consecuencia, agrega, aparecen síntomas como el cansancio, la irritabilidad y fallas de atención, memoria y concentración.

¿Qué es dormir bien?

El 15 de marzo es la fecha que mundialmente se dedica a sensibilizar sobre la importancia de una buena calidad de sueño. Un buen dormir implica hacerlo una cantidad apropiada de tiempo y de manera continua. La Dra. Santin indica que “lograr un sueño restaurador nos permite comenzar un nueva jornada estando alerta durante todo el día, con capacidad para concentrarnos, para recordar y procesar nueva información, con energía y una mejor disposición a las actividades que debemos enfrentar’’. Por el contrario, los trastornos del sueño pueden afectar el estado de ánimo y también la salud física, aumentando los riesgos cardiovasculares, la obesidad y la diabetes tipo 2, entre otros.

La cantidad de tiempo que necesita dormir una persona varía a lo largo de la vida. Así, mientras los recién nacidos duermen entre 16 y 18 horas diarias, en el caso de los adultos dormir de 7 a 8 horas es lo normal.

Asimismo, el Dr. Pablo Brockmann, pediatra del Centro del Sueño de la Red de Salud UC CHRISTUS, destaca la forma en que el ritmo de la vida actual ha impactado la calidad de nuestro sueño. “Hoy enfrentamos una serie de horarios y obligaciones que a veces no están acordes a nuestro reloj interno. Diversos estudios muestran que, de lunes a viernes, la población tiene una rutina que atenta contra un buen dormir y muy frecuentemente, optan por reponer de forma excesiva estas horas de sueño el fin de semana”. En esta línea, diversas investigaciones muestran que progresivamente dormimos menos horas y los trastornos del sueño aumentan.

Además, en el caso de los padres, las edades de sus hijos también afectan directamente su propia calidad de sueño “En el caso de los lactantes y preescolares, cuando se instalan los hábitos de sueño, los padres tienen que alterar el suyo para acompañarlos y llevar este proceso formativo. Luego, en la adolescencia, hay una nueva alteración de los horarios en función de las actividades de los hijos. En todo los casos, se sugiere a los padres mantener ellos una correcta rutina de sueño que incluya hábitos como horarios precisos para descansar, un poco de deporte que los ayude a relajarse y evitar dormirse con pantallas encendidas”, indica Brockmann.