Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

Disfagia, cuando comer no es placer

La dificultad para tragar o deglutir los líquidos y/o alimentos provocando problemas para movilizar el bolo alimenticio de la boca hacia el estómago, es denominado disfagia.

Fuente: Valentina Uauy, nutricionista coordinadora Clínica San Carlos de Apoquindo y Silvia Neumann, fonoaudióloga de Clínica San Carlos de Apoquindo.

facebook twitter

Red de Salud UC CHRISTUS

ver contenidos
Disfagia, cuando comer no es placer

El 15 de junio se conmemora el Día Internacional de la Disfagia, un tema que tiene relevancia al influir en la disminución de la calidad de vida de las personas que la presentan, pudiendo ocurrir en cualquier etapa, aunque con mayor prevalencia en personas mayores y como efecto secundario a enfermedades.

Algunos signos y síntomas frecuentes pueden ser:

En estos casos se aconseja ser evaluado por un fonoaudiólogo profesional para que determine el estado del trastorno y le indique el tratamiento adecuado para prevenir las posibles complicaciones asociadas, principalmente la desnutrición o pérdida de masa muscular y fuerza. Esto empeora la calidad de vida ya que existirá una baja ingesta de los alimentos por la dificultad que provoca ingerir comida sólida. Además, puede haber deshidratación, la que es producida por la baja ingesta de líquidos. El riesgo de aspiración puede ocasionar neumonías.

La alimentación exige una modificación en la textura y consistencia de los alimentos y el volumen a ingerir. Es importante considerar las características individuales de cada paciente (enfermedad, antecedentes mórbidos, intolerancias o alergias alimentarias, estado nutricional, gustos y preferencias, entre otros).

En términos generales, la preparación de las comidas está elaborada con alimentos que puedan triturarse formando texturas uniformes u homogéneas, evitando texturas gruesas que contengan grumos, espinas, filamentos o semillas de frutas y verduras, favoreciendo preparaciones húmedas y no secas que se puedan tragar con facilidad, incorporando todos los grupos de alimentos (cereales, carnes, frutas, verduras, lácteos, legumbres) para proveer todos los nutrientes necesarios para una alimentación equilibrada y variada. Muchas veces, para lograr un aporte calórico suficiente, se utilizan suplementos según sea la necesidad.