Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

Deja de fumar ahora

45 personas mueren al día en nuestro país por enfermedades relacionadas con el tabaquismo. En Chile, cada año se pierden 428.588 años de vida por muerte prematura y discapacidad por la misma causa y el Estado desembolsa más de un billón de pesos para tratar a los fumadores enfermos. ¿Suficientes razones?

Red de Salud UC CHRISTUS

ver contenidos
Deja de fumar ahora

Todos los sabemos. Fumar puede matar y, además, es uno de los principales factores de riesgo para la salud cardiovascular. Está plenamente demostrado que el tabaquismo es detonante de enfermedades de las arterias coronarias, infarto agudo al miocardio. También puede ocasionar aneurismas en la aorta abdominal, enfermedad vascular periférica, un accidente cerebro-vascular o muerte súbita.

¿Sabes por qué? La doctora Claudia Bambs, epidemióloga del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina UC y jefa del programa “Libérate del Tabaco” de Red de Salud UC CHRISTUS, lo explica.

“El humo de tabaco es tremendamente dañino para el sistema cardiovascular por múltiples mecanismos, entre los que destaca el daño directo a la pared arterial ocasionando inflamación, depósito de colesterol circulante y hemorragia. A esto se agrega el efecto de la nicotina que causa aumento de la frecuencia cardíaca, de la presión arterial y vasoconstricción cada vez que la persona fuma”.

Como si fuera poco, el humo de tabaco eleva el colesterol malo, baja el bueno e induce resistencia a la insulina y aumenta los factores de coagulación. “Son tantos los  tóxicos del humo de cigarrillo que no existe una dosis umbral para causar daño y se ha demostrado que el solo consumo de 1 a 2 cigarrillos al día aumenta el riesgo de sufrir un infarto al miocardio en un 30%. Por supuesto, el riesgo es mayor si el consumo es mayor, pero el concepto clave es que ningún consumo de tabaco, por leve o esporádico que parezca, es seguro para la salud”, explica la especialista.

En cuanto a las políticas públicas, que han favorecido desplegar zonas libres de humo de tabaco, según la experta, lo que Chile necesita es avanzar con mayor firmeza y decisión en la estrategia mundial de control de tabaquismo, conocida como Convenio Marco.

“En el control del tabaquismo se sabe muy bien qué medidas son las más efectivas y costo-efectivas y cuáles no, y Chile todavía tiene mucho que mejorar en la implementación de las medidas de salud pública que han llevado a muchos países a reducir sus prevalencias de consumo de tabaco”, añadió.

A pesar de toda la difusión en torno al tema, el 40% de la población general en Chile fuma. La cifra se compara con la que tenía Estados Unidos en los años 50. Por eso, la doctora Bambs opina que en Chile estamos muy atrasados y se requiere de importantes esfuerzos  para ponerse al día. Entre ellos, mantener y ampliar los espacios libres de tabaco; reforzar el aumento de precios finales de productos de tabaco; restringir el uso de aditivos como el mentol que favorecen la adicción y poner a disposición de los fumadores programas de apoyo para que abandonen el hábito. 

“Nunca es tarde para dejar de fumar y se ha demostrado que existe beneficio incluso en personas con enfermedades establecidas, por cuanto el dejar de fumar evita la progresión de las mismas y mejora la calidad de vida de la persona afectada. Ahora bien, mientras antes se deje de fumar es mejor y la evidencia científica indica que si una persona deja de fumar antes de los 40 años, puede revertir su riesgo de muerte prematura en un 90%”, expuso la Dra. Bambs.