Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Adelantar el reloj tiene sus consecuencias…

No te olvides que este sábado adelantamos en una hora nuestros relojes y es por eso que en esta nota te explicamos todos los síntomas que arrastra el cambio en nuestro funcionamiento diario. Algunos de ellos son somnolencia, irritabilidad y dificultades en la atención. ¡Mira a continuación cómo combatirlos!

Fuente: Dra. Julia Santín Martínez, neuróloga especialista en trastornos del sueño de Red de Salud UC CHRISTUS.

facebook twitter

Red de Salud UC CHRISTUS

ver contenidos
Adelantar el reloj tiene sus consecuencias…

Este sábado 11 de agosto a medianoche, los relojes deberán adelantarse una hora en todo Chile. Para la doctora Julia Santín, neuróloga especialista en trastornos del sueño de nuestra Red, no debieran existir los cambios de horario y menos con intervalos cortos entre un cambio y el otro, debido a que estos afectan nuestro reloj biológico interno situado en el hipotálamo y que regula el ciclo del sueño-vigilia. De hecho, en este sentido, quienes presentan un trastorno del ánimo podrían verlo acentuado.

En este cambio (invierno a verano) existe mayor dificultad de adaptación, puesto que significa adelantar el horario de sueño, siendo siempre más difícil que retrasarlo, generando, al menos transitoriamente, una hora menos de sueño. Si se agrega como  contexto que gran parte de la población adulta activa tiene una privación crónica de sueño, es decir, que duerme habitualmente menos de lo necesario, se entiende que muchas personas estén somnolientas los primeros días una vez marcado el cambio.  

“Entre las consecuencias negativas se podría producir somnolencia, irritabilidad, dificultades en la atención, la concentración y la memoria, fatiga, baja en el rendimiento, menor productividad, malestar general, disminución del ánimo, trastornos gastrointestinales y del apetito, entre otrass. No obstante, estos son transitorios y afectan poco a nuestra salud puesto que en aproximadamente unos tres días nuestro organismo se acostumbraría al nuevo horario”, apunta la especialista.  

Decálogo del sueño

  • Fijar la hora para dormir y despertar.
  • No dormir durante el día y de hacerlo, no exceder los 45 minutos.
  • No beber alcohol en cantidades excesivas 4 horas antes de acostarse.
  • No tomar cafeína 6 horas antes de acostarse. Incluye café, té, colas y chocolate.
  • No ingerir comidas abundantes, picantes o muy dulces 4 horas antes de acostarse.
  • Hacer ejercicio regularmente, pero no inmediatamente antes de acostarse.
  • Dormir en una cama cómoda.
  • Fijar una temperatura confortable y mantener buena ventilación en el dormitorio.
  • Bloquear ruidos y eliminar luces innecesarias en el dormitorio.
  • Reservar la cama para dormir. No utilizar la cama para trabajar o ver TV.

Sin embargo, estos efectos negativos pueden durar un poco más entre quienes tienen un trastorno del sueño previo, como apnea, insomnio crónico, trabajos en turnos rotativos, etc. También afectará algo más a las personas que tienen horarios muy irregulares para acostarse y malos hábitos de sueño en general. Otro grupo que podría tener mayores problemas con este cambio de hora, son las personas que tienen una tendencia habitual a quedarse dormidos más tarde, advierte la doctora Santin. Y en el caso de los niños, es importante fijar normas en los horarios para ayudarles en esta adaptación.

La Dra. Santin explica que para que este cambio no afecte en la salud de los niños, “se deben poner en práctica reglas saludables para un buen dormir, haciendo especial énfasis en el control del uso de pantallas luminosas en la noche, particularmente computadores, tablets y celulares, ya que la luz bloquea la secreción de melatonina y retrasa el inicio del sueño. Además, la conectividad significa el uso de estos dispositivos o la entretención producida a partir de los videojuegos también interfieren en el inicio del sueño”, subraya la especialista. 

De todos modos, para la doctora Santin no todo es negativo en relación con el cambio de hora, pues “existe un grupo de personas que tienen el llamado síndrome de fase adelantada del sueño, y son ellos quienes se verían beneficiados al disponer de luz hasta más tarde en la noche”, puntualiza.  

Si una vez cambiado el horario las molestias continúan, la doctora Santin recomienda cumplir de manera lo más fiel posible con las normas del "Decálogo del Sueño" de la Asociación Mundial de Medicina del Sueño.