Toma tu Hora

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Presupuestos

El valor de la consulta y la forma de pago puede variar según tu previsión, plan de salud y médico seleccionado.

X

Resultado de exámenes

X

Una ley para acompañar

Garantiza una licencia para que los papás puedan estar con sus hijos con enfermedades graves.

Centro de Cáncer

ver contenidos
Una ley para acompañar

Cuando un hijo se enferma gravemente, los papás no solo deben lidiar con la enfermedad. También con el costo financiero que ella significa y, por sobre todo, el dolor de no poder estar con ellas para no perder el trabajo.

Por eso, para las familias que tienen hijos en esa condición la aprobación de la ley SANNA (Seguro de Acompañamiento para Niños y Niñas) –que firmó ayer la Presidenta de la República- es un regalo. La norma legal establece como una licencia médica para padres y madres con enfermedades graves, entre 1 y 18 años, para que puedan estar junto a sus hijos sin perder su trabajo y seguir contando con sus sueldos.

En una primera etapa, cubrirá cáncer, trasplante de órganos sólidos, enfermedades terminales y accidentes graves con riesgo de muerte. “Este proyecto viene a paliar el problema de estas familias enfrentadas a una enfermedad mortal en un hijo o hija, de altísimo costo médico directo e indirecto, agravado por la pérdida de ingreso y la fuente de trabajo, especialmente en el caso de las mamás que trabajan y a veces son el único soporte económico y previsional de sus hijos”, dice el doctor Francisco Barriga, oncólogo pediátrico de Red de Salud UC CHRISTUS y uno de los impulsores de la creación de este seguro.

Hace más de diez años, el equipo de oncología pediátrica de nuestra Red y un grupo de papás se organizaron para crear “Sin licencia para cuidar” que dedicó todo su esfuerzo a exponer la situación que vivían ante los medios de comunicación con el firme propósito de obtener, de alguna manera, el tiempo que requerían para atender a sus hijos enfermos.

“Esta iniciativa captó la atención de otros padres y personas que compartieron la inquietud y comenzamos a exponer la necesidad a parlamentarios que estuvieron dispuestos a escucharnos. Con el apoyo de los medios de comunicación muchos se fueron sumando a la causa hasta conseguir que un texto que reconocía este derecho fuese aprobado casi unánimemente por ambas cámaras. Sin embargo, hubo que conseguir el patrocinio del Ejecutivo para obtener el financiamiento y el proyecto estuvo estancado un tiempo, hasta que por presión de nuevas mamás de nuestros pacientes (Oncomamás) que se sumaron al esfuerzo pudimos dar el paso final”, destaca el especialista.

Los ministerios de Salud, Trabajo y Hacienda propiciaron y redactaron el proyecto de ley que fue firmado y enviado a último trámite al Congreso.

“Nosotros apoyamos con información médica sobre la relevancia de la ley para los niños y las familias, estadísticas para dimensionar el problema y fijar los montos y múltiples reuniones con todos los estamentos (medios, políticos) para conseguir que la voz de los papas fuera escuchada”, afirma el doctor Barriga.

Así, lo que partió en el Centro del Cáncer de Red de Salud UC CHRISTUS se convierte, con el esfuerzo de muchos, en una ley de la República que significará un beneficio para miles de familias de niños con cáncer y muchas otras enfermedades.