Retinoblastoma

 
Twitter Twitter Twitter

La retina es el tejido nervioso que recubre el interior de la parte posterior del ojo. Detecta la luz y envía imágenes al cerebro por medio del nervio óptico.

¿Qué es?

El retinoblastoma es una enfermedad por la cual se forman células malignas en los tejidos de la retina. A pesar de que el retinoblastoma se puede presentar a cualquier edad, aparece con mayor frecuencia en los niños menores de 5 años de edad. El tumor puede estar situado en uno o en ambos ojos. El retinoblastoma normalmente no se extiende del ojo a los tejidos cercanos o a otras partes del cuerpo. En general, sólo se encuentra en un ojo y habitualmente se puede curar.

¿Por qué se produce?

El retinoblastoma a veces es provocado por una mutación en un gen transmitida de padres a hijos y se conoce como retinoblastoma hereditario. habitualmente se manifiesta a una edad más temprana y afecta a ambos ojos. En tanto, el retinoblastoma no hereditario se presenta en un solo ojo.
Cuando el retinoblastoma hereditario se forma primero en un solo ojo, existe la posibilidad de que se forme más adelante en el otro ojo. Una vez que se diagnostica el retinoblastoma en un ojo, se harán exámenes periódicos de seguimiento en el ojo sano cada 2 a 4 meses durante al menos 28 meses. Después de finalizado el tratamiento para el retinoblastoma, es importante que los exámenes de seguimiento continúen hasta que el niño cumpla 7 años de edad.

Síntomas

Entre los signos posibles de retinoblastoma se incluyen “pupila blanca” y dolor o enrojecimiento ocular. Como estos y otros síntomas pueden ser causados por otras enfermedades, es indispensable acudir al oftalmólogo si aparece alguno de las siguientes manifestaciones:
- La pupila del ojo tiene aspecto blanco en lugar de rojo con el brillo de la luz. Esto se puede observar en fotografías del niño tomadas con flash.
- Los ojos parecen estar mirando en direcciones diferentes.
- Dolor o enrojecimiento en el ojo.

¿Cómo se diagnostica?

Para detectar (encontrar) y diagnosticar el retinoblastoma, se utilizan pruebas que examinan la retina. Además del examen físico, el médico examinará el ojo con la pupila dilatada para mirar la retina a través del cirstalino y la pupila. Según la edad del niño, este examen puede requerir del uso de anestesia. El especialista puede solicitar además exámenes de diagnóstico por imágenes como ecografñia, tomografía computada o resonancia magnética.
El retinoblastoma suele diagnosticarse sin necesidad de biopsia.


¿Cómo se trata?

El tratamiento para ambos tipos de retinoblastoma debe incluir orientación genética si los padres desean tener más hijos. Los hermanos y las hermanas de un niño que tiene un retinoblastoma deben también someterse con regularidad a prueba realizadas por un oftalmólogo.
Los niños que padecen retinoblastoma hereditario son vulnerables a padecer tumores pineales en el cerebro. Esto se llama retinoblastoma trilateral. Los exámenes de seguimiento periódicos para esta afección inusual, mediante pruebas por resonancia magnética) y exploración por tomografía computada son importantes durante el tratamiento del retinoblastoma y deben continuar hasta que el niño tenga 5 años de edad. El retinoblastoma hereditario aumenta también el riesgo del niño de padecer otros tipos de cáncer en años posteriores. Los exámenes de seguimiento sistemáticos son importantes.

Fuente: Instituto Nacional del Cáncer, EE.UU.

Para mayor información

Le invitamos a visitar Programa de Oncología Pediátrica UC