RedSaludUC

Contáctenos

(02) 2676 7000


banner resultado_examenes_linea_izquierda
banner Web exámenes rayos
banner New ConveniosExalumnos
banner New Mapa Red_izq

Prúrigo agudo

17 de Junio de 2010 Prúrigo agudo

El prúrigo agudo o prúrigo insectario es un trastorno común de la infancia. Los niños afectados presentan granitos o pápulas en la piel que les pican mucho. Estos granitos duran algunos días y luego desaparecen, pudiendo reaparecer cada cierto tiempo. Puede ser también una reacción alérgica a la mordedura o picadura de insectos. Muchos insectos son capaces de producir una respuesta alérgica en algunas personas. Las pulgas son la causa más frecuente de prúrigo insectario, el que también puede ser producido por mosquitos, por el ácaro de la sarna y por piojos. En varano, la mayoría de los prúrigos que se observan en piel no cubierta por la ropa son debidas a mordeduras de mosquitos.

Los estudios no han podido demostrar que el prúrigo esté relacionado con comidas o alimentos que el niño ingiera.

¿A QUIÉNES AFECTA?

 El prúrigo es un trastorno que afecta principalmente a niños entre los 2 y 7 años de edad.
 Puede presentarse en cualquier época del año, aunque es más frecuente en primavera y verano. Debe investigarse alguna posible fuente de pulgas, ya sea en mascotas del niño o en casas donde el niño va con frecuencia. Las pulgas también pueden encontrarse en lugares abiertos. En ocasiones los brotes coinciden con la llegada de una mascota a la casa, y mejoran con los cambios de domicilio o una hospitalización del niño.

¿CÓMO SE PRESENTA EL PRÚRIGO AGUDO?

 Inicialmente el niño presenta una roncha, que en el centro puede tener una ampollita o un pequeño punto más oscuro. Posteriormente aparecen granitos más firmes, brillantes, que miden entre 3 y 10 milímetros de diámetro, que les producen mucha picazón. En cada brote aparecen entre 10 y 20 granitos que duran de 2 a  10 días. Los granitos pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero son más frecuentes en áreas de la piel no cubiertas por la ropa o en sitios donde la ropa queda más ajustada, por ejemplo, bajo los elásticos de la ropa interior. Es menos frecuente en cara, cuello, axilas, glúteos y muslos.

¿CÓMO EVOLUCIONA?

Al ser mordidos o picados nuevamente, algunos los niños pueden presentar un brote generalizado, debido a que se han sensibilizado al insecto. A medida que el tiempo pasa, los niños van perdiendo esta sensibilidad a las picaduras de insecto. Es por esto que los niños mayores y adultos no presentan prúrigo.  

¿PUEDE HABER COMPLICACIONES?

Lo más molesto para el niño es la picazón que les produce. Al rascarse, los granitos se rompen y se pueden infectar, necesitando tratamiento antibiótico.
En general no quedan marcas en la piel, pero pueden dejar una pequeña mancha más oscura que se demora en desaparecer o una cicatriz.

¿CÓMO SE TRATA EL PRÚRIGO AGUDO?

El tratamiento más efectivo es identificar y eliminar el insecto que está produciendo el prúrigo. Deben desinfectarse las mascotas y la casa.
Es importante evitar que el niño se rasque para disminuir el riesgo de infección. Para disminuir la picazón se pueden utilizar una loción y antihitamínicos. Es fundamental que el niño mantenga uñas cortas y limpias. Si las lesiones están infectadas, su médico le va a indicar antibióticos en pomada o a tomar y retiro de las costras. 


 

« Volver

RedSaludUc

Red de Salud UC CHRISTUS © 2014 Todos los derechos reservados.

Contáctenos

(02) 2676 7000