RedSaludUC

Contáctenos

(02) 2676 7000


banner resultado_examenes_linea_izquierda
banner Web exámenes rayos
banner New ConveniosExalumnos
banner New Mapa Red_izq

Presbiacusia: la gran ayuda de los audífonos

12 de Abril de 2012 Presbiacusia: la gran ayuda de los audífonos

La pérdida de audición gradual y progresiva, que afecta a ambos oídos y que no tiene una solución quirúrgica inmediata se denomina presbiacusia. Es la patología más frecuente en el adulto mayor y los audífonos son indicados cuando empieza a afectar la vida de la persona.

Según el Dr. Hayo Breinbauer, otorrinolaringólogo de Red Salud UC, en términos prácticos, el audífono se indica cuando la persona lo necesita. “Puede sonar obvio, pero es lo más real. Una persona requiere este dispositivo cuando la pérdida de vida comunicacional no puede ser compensada/recuperada por otros métodos –enfermedades del oído que, por ejemplo, se beneficien con cirugía, que debe ser evaluado por un especialista”.
 
El doctor Breinbauer explica que esta pérdida de la vida comunicacional puede llevar a un importante aislamiento social e incluso al desarrollo de una depresión, por la disminución del contacto humano. Existen muchas formas de medir la pérdida de audición. La más habitual es en decibeles promedio de perdida (dB). Se supone que menos de 20 dB de pérdida es normal, y que a más de 30 dB de pérdida, algunas personas ya pueden requerir (subjetivamente) y se pueden beneficiar con el uso de audífonos. “Ya desde 40 dB existe dificultad comunicacional importante en la mayoría de las personas. El GES (AUGE) otorga un audífono gratuito a todo chileno mayor de 65 años que presente una pérdida mayor de 40 dB. También lo otorgan a personas con 35 dB de pérdida y que en un cuestionario subjetivo de impacto en la calidad de vida por la pérdida de audición, den un puntaje con una dificultad moderada o severa”, señala el otorrinolaringólogo.
 
Los dispositivos han avanzado mucho en tecnología. Los audífonos de hace algunas décadas eran simples amplificadores, un micrófono y un parlante conectado al oído. “Hoy en día los audífonos son verdaderos microcomputadores. A veces varios micrófonos son capaces de procesar la señal auditiva, tratando de optimizar y limpiar el sonido que perciben, llevándolo y ajustando a la pérdida específica de cada persona, (se pierden algunas frecuencias más que otras en cada persona de forma distinta)”, recalcó el doctor.
 
Una de las principales dificultades de la pérdida de audición es la incapacidad de diferenciar la señal -lo que quiero oír, la voz de otra persona, por ejemplo-, del ruido (lo que no quiero oír, el ruido de fondo, el tráfico, el viento, las voces de otras personas que me interesa escuchar en este momento). El oído sano es capaz de hacer esta diferencia, lo que desde el punto de vista biológico descrito por el Dr. Breinbauer “es una maravilla sorprendente”.
 
Ningún audífono a la fecha es capaz de emular esta capacidad "inteligente" del oído de "seleccionar" de forma perfecta lo que se quiere escuchar dentro del ruido de fondo, y este es la principal limitante de los audífonos. “Por eso que es necesario que el médico le explique a los pacientes que el audífono no es perfecto, no es un reemplazo a su oído natural, pero que si le va a ayudar muchísimo. En un ambiente muy ruidoso, como puede ser una restaurant o una fiesta con mucha música y personas, incluso el audífono más avanzado se va a quedar corto. Pero en situaciones más cotidianas, puede cambiar el aislamiento social y el estar desconectado, a volver a ser una persona integrada al resto de la vida familiar y social”, advierte el especialista.
 
En cuanto a las dificultades de usar audífonos, estas son relativas. “Usar un audífono no es fácil. No es un reemplazo perfecto del oído natural, es siempre una suerte de "muleta" o apoyo al oído que ha perdido un poco su capacidad. En este sentido la "calidad" del sonido no es 100% igual a lo habitual. Cuesta acostumbrarse a su uso, aprender a ponérselo, a cuidarlo, saber que pedirle y que no. También es necesario reconocerlo como un equipo electrónico sofisticado, que requiere mantenimiento y calibración habitual. La mayoría de las veces los pacientes deben "ajustar" el audífono a sus propias necesidades, recalibrándolo incluso dentro de las primeras semanas de uso”, expresó el experto.
 
La recomendación es que el paciente debe involucrarse y aceptar el desafío de adaptar y adaptarse a un audífono. Este proceso puede durar entre 1 y 3 meses en la mayoría de las personas. Muchos abandonan a la primera o segunda semana, porque no les quedo claro que los molestos "pitidos" o ruidos de acople son producto de no ponerse bien el audífono o porque el molde (lo que va inserto en el oído) no quedó 100% bien ajustado y no hacen el proceso de cambiarlo. “Los que logran pasar estas barreras, después ya no se quieren sacar más el audífono, realmente les cambia la vida”, dice el doctor Breinbauer.
 
Lo ideal es que los pacientes sean autónomos en el uso y cuidado de sus audífonos. Pero sobre todo en este período inicial de adaptación, el apoyo sobre todo emocional de los familiares puede resultar crítico.
 
Un 50% de los usuarios de audífonos, independiente de cómo lo haya adquirido, no se adaptan al aparato. “Pensar que los del AUGE son deficientes dentro del programa en comparación a un audífono adquirido de forma particular es probablemente un error. El problema es más global y tiene que ver con todas las dificultades que he comentado. Con la calidad actual de los audífonos, adaptarse en los primeros meses es lo más difícil. Si uno pasa esa barrera, el audífono es una solución fantástica. Es por ello que los especialistas proponen enfatizar y apoyar más intensamente al adulto mayor en este proceso, con más sesiones iniciales post-entrega del audífono, fomentando la educación y detección de problemas”, advierte el médico.
 
Es importante saber además, que existe un pequeño grupo de pacientes en los que de todas formas el audífono será insuficiente. En ellos es útil complementar con terapias añadidas, como puede ser la lectura de labios o la rehabilitación auditiva por un fonoaudiólogo.
 
 

« Volver

RedSaludUc

Red de Salud UC CHRISTUS © 2014 Todos los derechos reservados.

Contáctenos

(02) 2676 7000